Secciones
Actividades» Rutas Literarias 2011
Actividades
Rutas Literarias 2011

Sábado 11 de junio de 2011

ENLACE A LOS INFORMES DE LOS ALUMNOS

7º DÍA Desayuno, despedida y lágrimas

Desayuno, despedida y lágrimas con pan y con adioses. Diego nos da su última lección. Felicita a los chavales de Melilla, a los nuestros, y promete verlos a todos en los tuentis. Emocionante despedida de un maestro como Diego. Un monstruo. Mamen igual. Qué peaso de personas. Qué suerte hemos tenido.


AY DE MÍ!
Por las rutas me veo yo así!
Por las rutas perdí los pelos
y me llaman la despelo... ná!


Nuestros chicos y los de Melilla se han comportado de cine. Hay que felicitarlos. Qué suerte haber podido compartir todo esto y vivirlo juntos.

 

Hacemos una última foto de grupo. Echamos de menos a Almudena. Muchos abrazos, más lágrimas aún, y les decimos hasta siempre. Toñi y yo nos abrazamos con Cristina y Agustín. Un lujo de compañeros de Melilla. No puedo evitar emocionarme al recordarlos. Qué suerte hemos tenido. Qué felicidad.


Llegada a Fuente Álamo.


¡Arriba! ¡Arriba,
pequeños literatos!
Que nos vamos p´al albergue,
que nos vamos p ál albergue
a pasarnos un buen rato!


GRACIAS POR TODO. Y A MIS COMPAÑEROS. A TODOS.

Viernes 10 de junio de 2011

6º DÍA por Granada

        

Seguimos echando de menos a Almudena. Bajamos a la ciudad oyendo "Balada del que nunca fue a Granada", de Alberti, recitado por él mismo y luego con la música de Paco Ibáñez. Y a Camarón con letras de Federico en el disco "La leyenda del tiempo".
Llegamos a la Plaza de la Libertad, lugar de la muerte de Mariana Pineda y leemos el final del drama. De ahí, al Instituto General y Técnico "Padre Suárez", donde estudiaron Lorca y Francisco Ayala. A la Facultad de Derecho, antiguo Colegio de los Jesuitas, Facultad de Federico en la que se licenció y lugar al que fue conducido cuando era la sede del Gobierno Civil y estuvo retenido un domingo en la parte que da a las ventanas del jardín Botánico; ese mismo día fusilan al marido de su hermana Concha. Es conducido en taxi a la Facultad (entran por la calle Duquesa) desde la misma casa de la familia Rosales (amigos personales y de su familia), que está saliendo de la Facultad a mano izquierda. "Un tal Ruiz Alonso..." cuenta Luis Rosales que dijo su hermano cuando se presentó en el Gobierno Civil pidiendo que lo liberaran y comentando este mismo "un tal Ruiz Alonso...", un mierdaseca de siete suelas que quería hacer puntos en un régimen dictatorial incipiente y que amenazó al hermano mayor de Luis Rosales con cargarse a su padre si no se marchaba de allí. Esa madrugada, un tal Queipo de Llano pidió: "Dadle café..." (CAFE eran iniciales de comandos de acción de...).


En la casa de los Rosales estuvo Federico, n el 2º piso, puesto que la familia ocupaba la primera planta. Allí se entretenía estos días de aislamiento tocando el piano (curiosamente entraban y salían multitud de falangistas de la casa, es decir, se sabía perfectamente que estaba allí. Si hubieran sospechado, en palabras de Luis Rosa,es, "que Federico hubiera corrido el menor peligro, habría sido facilísimo salvarlo"). Finalmente, se despidió de Esperanza, la hermana menor de los Rosales a la que él mismo llamaba su "divina carcelera".


Es decir, de Huerta de San Vicente a casa de los Rosales, de ahí al Gobierno Civil (Facultad de Derecho), el lunes 17 de agosto al Molino de la Colonia y la madrugada del martes 18 de agosto, al barracnco de Víznar, por orden expresa de Queipo de Llano.


Pasamos por la Catedral de Granada, cuyo autor, Diego de Siloé, es el mismo que el de la de Málaga; allí se hallan enterrados los Reyes Católicos y Juana la Loca.
Por la calle Elvira, paramos ante la casa de Enrique Morente, ya en pleno Albaicín. Y desde el mirador de la Plaza de los Carvajales, asistimos a la única vista posible desde un lugar público de la Alhambra nazarí, sin los postizos de la iglesia cristiana y el Palacio de Calos V. Con esa impresionante vista de fondo, leemos los juegos poéticos que nos propuso Diego elaborar con palabras elegidas al azar poético en la Fundación Rafael Alberti. Precioso. Desde allí se ven la Colina de la Sabica, el Generalife, y la Alhambra (la fortaleza roja). Quien no haya visto los cármenes del Albaicín... qué disparate de bonito. Seguimos hasta la Placeta del Cobertizo, subiendo desde la Cuesta de las Cabras, el mirador de San nicolás (cafelito y pic-nic), Alcazaba del Albaicín, calle Larga desde la Puerta Nueva y subimos p´al Sacromonte (leemos ante una csa cueva del siglo XIV).


Bajamos hasta el Puente del Dauro (o Darro) y allí leemos a dos voces entre todos la "Baladilla de los tres ríos". Recorremos el inmensamente hermoso Paseo de los Tristes y acabamos en el Arco de Elvira.


Por la tarde, GENERALIFE, ALCAZABA y PLACIOS NAZARÍES!!!.


En el albergue, fotos de pre-despedida, tres cuartos de hora de baile con gusanitos, golosinas y casera-cola. Mini charla de Astronomía y a las 11.30 a dormir. ¡Qué felicidad! ¡Vivan los Viajes de Estudios!

       
 
 
 
 
 

 

 
 
 

 

 
 

Jueves 9 de junio de 2011

5º Día. Federico en Granada, pasión y muerte de un poeta
     

Pese al pronóstico del tiempo, hace un día maravilloso. Luz y calor. A las ocho y media ya vamos contemplando por la Vega de Granada los vilanos de las choperas (las semillitas volantes de los álamos negros) que tan hermosas resultan al viajero, un ejemplo estas choperas de cultivo sostenible de árboles madereros. Con esta madera, por ejemplo, se hacen palés o, antiguamente, las paredes de los secaderos de tabaco que tanto abundan en la Vega. Llegamos a Fuente Vaqueros, un pueblo más bien feo pese a ser la cuna del inmortal Federico, un pueblo al que nadie se acercaría ni desviaría su camino para verlo de no ser por lo que es, porque ahí se hicieron los primeros recuerdos del poeta hasta los siete años. Visitamos en primer lugar la Iglesia de la de la Encarnación, donde fue bautizado, y después entramos en en museo de la casa natal del poeta (curiosidad: es similar a la del poeta Miguel Hernández, en Orihuela, aunque no tan humilde, aunque el corral y el patio son muy parecidos).


Reconocemos algunas imágenes del documental del que te hablé ayer en la casa de Federico. Lo más fuerte es una proyección en el piso superior, antiguo granero, de unas imágenes de cine de calidad extraordinaria para la época en la que se ve a Federico ayudando a descargar camiones en una actuación de su grupo universitario "La Barraca" (auspiciado también por Fernando de los Ríos, el fundador de la Institución Libre de Enseñanza) y momentos de su puesta en escena mágico-futurista de La vida es sueño y de La guarda cuidadosa, de Cervantes, así como imágenes de él en Montevideo, en 1934. Un genio, lleno de vida. Brutales imágenes de buenas. ¿Dónde estás, Federico...?


Ya en Valderrubio-Asquerosa (Rafael Amargo era de allí, y se acercaban a Fuente la Teja, el paraje donde ambos iban a solazarse en su soledad de artistas)... ¿Por qué Asquerosa? Ese nombre horrorizaba a Lorca (probablemente proceda de Acquae Rosae, aguas rojas), aunque la etimología árabe del término indica su procedencia de Qariat Al-Sakruya (pueblecito en un saliente), Wadi Asquruya (río Asquruya) (siglos XII y XIII) y después Axcorocha (s. XIV). Bueno, el caso es que Federico odiaba ese nombre para su casa y en el correo solía poner "Apeadero de San Pascual" o "Vega de Zujaira").


Lo primero del tó es ver la casa de Frasquita Alba, la casa de los Alba, en la que se inspiró para La casa de Bernarda Alba. Al parecer, tenía en mente cambiar los nombres... lo cierto es que de chiquitín, como su tita Matilde vivía medianera con ella y compartían un pozo, al niño Federico le encantaba a acercarse a casa de su tía (a la vuelta de la esquina, como quien dice) a cotillear. Por fin entramos a su hermosa casa rústica de Valderrubio-Asquerosa. Se conoce que el padre del poeta, harto de las inundaciones periódicas que aislaban la casa de Fuente Vaqueros, y como ya había hecho fortuna con sus negocios, decide trasladarse cerca de un cortijo que se había comprado por la zona, más seca y en alto que en donde anteriormente residían. Tiene un enorme patio, bodega, se ve que los negocios van viento en popa. Allí se jartó de escribir nuestro querido poeta, alentado además por las estimulantes historias que le contaba su tita Isabel, quien además le enseña a tocar la guitarra. Por desgracia, cuando vivía allí murió su hermana Concha. Una proyección holográfica de un joven Federico, en el salón de su casa, nos llena de emoción. Después, leemos en un teatro que hay al fondo del corral de la casa unos poemas de él. Un acto precioso. Almudena y un servidor leemos nuestros poemas (yo recito, tirando los trastos y a pelo, el Romance de la luna, luna). Emocionante. Los chicos se hartan de leer poesía y dramatizar su teatro y nos vamos al Albergue a comer.


Por la tarde, leemos más poesía desde el lugar en el que pasó la última noche, en la Colonia de La Concha, o Molino de la Concha. Sólo queda el terreno nivelado junto a un arroyuelo encauzado que va a nutrir de agua al Albaicín, si mal no recuerdo. El lugar es muy bello. Allí pasó su última noche junto con dos banderilleros y un maestro de escuela, Dióscoro Galindo). Allí leemos la "Gacela de la muerte oscura", con el corazón encogido. ¿Dónde estás, Federico...?


Subimos hasta el parque que lleva el nombre del poeta camino del barranco de Víznar. Hablamos de la reconciliación, del amor, de la poesía. Junto al parque, nos acercamos al olivo en el que algunos testigos afirman que está enterrado Federico. Una pinada frondosa ayuda a dificultar el hallazgo de sus restos, aunque la familia de Lorca (que se exilió en Nueva York después de su muerte) nunca ha querido saber nada; por contra, la familia del maestro que asesinaron aquel amanecer trágico sí que lo ha intentado. No se han hallado restos de ninguna clase allí. Se dice incluso que los desenterraron y...) en fin. Allí, nuestro increíble Diego, nuestro maestro guía, nos propone la redacción de una elegía que lleve, como primer verso, la pregunta: "¿Dónde estás, Federico?"). Los chicos se dispersan para escribir. La emoción es grande.


Bajamos en absoluto silencio hasta Aynadamar (la fuente de las lágrimas), una alberca bellísima en forma de lágrima, y leemos, leemos. Aumenta la emoción. ¿Dónde estás, Federico?


Barranco de Víznar. La tarde se ensombrece. No hay alegría. Sólo se escucha el rumor de un aire frío. La tarde se nubla. Diego y Mamen interpretan, sentados ante la oquedad de la fosa común en la que se calcula que hay entre 3.000 y 5.000 cadáveres de fusilados, la elegía "Se le vio caminando entre fusiles", de Antonio Machado. Llega el momento más emocionante. Leemos nuestras elegías ante la cruz de piedra que reposa en el suelo, en el fondo de la fosa. Lloramos, reímos, nos abrazamos. Algunos chicos dejan sus elegías entre las piedras de la cruz, como ofrenda al poeta. No hay palabras. Bendita sea la poesía y benditas las Rutas Literarias. Sin palabras.


.............................


Al atardecer, Toñi (nuestra increíble Almudena ha tenido que marcharse y ha venido Toñi Cegarra de refuerzo) y un servidor paseamos por Víznar, admiramos el Palacio de Cuzco y la Plaza del Ayuntamiento. Hace frío. Víznar es una jartá de bonito. Lástima que vaya su nombre ligado a este horror. Pero el atardecer, desde el mirador del atardecer, cicatriza todas las heridas, con un café en la mano y la mirada puesta en el horizonte, en "ese trágico rumor de sombras que se avecinan" (Machado). Y echamos todos mucho de menos a Almudena.

       
 
 

 

 
 
 
 
 
 

Miércoles 8 de junio de 2011

4º Día De Sevilla a Granada pasando por Málaga

Primera parada en la Biblioteca Cánovas del Casillo y Fundación del 27. El bibliotecario, Manolo, nos enseña para qué sirve una biblioteca -además de para trabajar- y nos deja manosear unos protocolos notariales de 1464. A continuación, Pepe, nieto del primer empleado de Emiilio Prados y Manuel Altolaguirre, nos enseña el bellísimo taller de imprenta en donde se compuso, entre otras, la revista Litoral, señera de la poesía moderna española. La imprenta, artesanal, todavía funciona para ediciones de poesía. De lujo. Adjunto foto del boceto de la portada de Juan Gris en el mítico numero del Homenaje a Góngora del 27. Por cierto, Pepe estaba editando un poema de Antonio Colinas, tal vez aún inédito, así que espero que me perdone este deshonroso acto de piratería.


Al salir, paramos en la Plaza de la Constitución (¿se llama así, Salva?) camino del Café de Chinitas, donde un familiar de Lorca interpretaba las adaptaciones de música popular del poeta, y nos detenemos en la Calle Strachan, ante la casa en la que nació Manuel Altolaguirre, y unas puertas más allá, junto a la Calle Larios, la casa de Emilio Prados. Seguimos nuestra infatigable lectura de poemas de estos artistas y, finalmente, nos sentamos ante la Catedral de Málaga a leer más poesía. De maravilla.


Nos acercamos al Albergue de Málaga a comer y con las mismas ya estamos visitando el Teatro Romano y la Alcazaba, desde donde leemos el bello poema de Aleixandre "Ciudad del Paraíso". En los Jardines de la Puerta Oscura, en la ladera de la Alcazaba, nos sentamos a leer una autobiografía poética de Aleixandre. Por último, después de media hora libre (por fin), los chicos se van al Strafalarius y al CorteInglés y más tiendas. Almudena y un servidor nos acercamos al Museo Picasso.


En el autobús, camino de Granada, vemos el estremecedor, terrible documental "El mar deja de moverse", en el que Luis Rosales, entre otros, desgrana sus amargos recuerdos acerca de los últimos días previos al asesinato del poeta Federico; además, se sirve de imágenes de la película de Juan Antonio Bardem "Muerte de un poeta". Subrayo de nuevo: estremecedor.


Al llegar al pintoresco albergue de Víznar (por cierto, el pueblo es una monería, con unas vistas impresionantes de la Vega), después de cenar hacemos TEATRO: "La generación olvidada. Las poetas del 27": Ernestina de Chambourcy, Rosa Chacel, Carmen Conde (vivió en Melilla hasta los veinte años), Concha Méndez (esposa de Altolaguirre, amigos íntimos de Cernuda), Josefina de la Torre y María Teresa León. Nos morimos de la risa y nos duele aún la tripa de reírnos cuando los chavales, por grupos, dramatizan la vida de estas mujeres artistas, mujeres poetas. Impresionante. Con una sonrisa de oreja a oreja nos vamos a la cama. Nos espera un día fuerte en Granada.

Martes 7 de junio de 2011

Día 3º Rutas. Puerto de Santa María

A las 9.00 horas, con todos descansaícos y bien desayunados, subimos al bus rumbo a Puerto de Santa María. El día, nublado; amenaza de chubascos dispersos, pero ahí estamos, como campeones. Nada más bajar nos recibe a la verónica la Plaza de toros del Puerto (adjuntamos foto de la escultura del toraco, menúo bicho, tiene unos güevos como dos melones), y ya es nada estamos rindiéndole homenaje a Rafael Alberti. Después, un busto de Alfonso X, junto a la Fortaleza, nos lleva a recordar a Juan de la Cosa, cuyo primer mapamundi, en el que ya figura América, está encastrado en la pared de la fortaleza a base de azulejos, tó chulo, maestro.
Con posterioridad, rendimos un sentido homenaje al insigne dramaturgo Pedro Muñoz Seca (amigo de Fernando Villalón y de Juan Ramón Jiménez. Fue fusilado por el bando republicano). Su casa está actualmente en venta (adjuntamos foto: 808 m2. Telf.: 605 96 50 61).

Bien, ya estamos en la magnífica Fundación Rafael Alberti. Leemos poemas como "A la pintura", "El mendigo"... y disfrutamos con su sorprendente genialidad pictórica y con ilustraciones enormes de sus poemas, tan bellamente caligrafiados por él mismo. Y con las mismas, visitamos la Iglesia Mayor Prioral, con maneras de catedral, y a continuación flipamos con el majestuoso colegio de San Luis Gonzaga -cuyos departamentos nos han impresionado-, donde estudiaron Alberti y Juan Ramón. Hemos visto las notas de Alberti... ¡sinvergüenza!

Comida en la playa de La Puntilla con Cádiz en lontananza, en el horizzzonte infinito de nuestras ganas de bañarnos, en plena bahía de Cái. Y un rato maravilloso, bucólico, lírico y garcilasiano de comunión juanramoniana, total y plena, con la naturaleza. Nos hemos emocionado, reído, disfrutado de la maravilla de vivir, de estar lejos del Ricard... estoo, ejem, perdón, del mundanal ruido, etc, etc.

Hasta mañana. Los lunis... bueno, ya os contaremos, perretes. Un abrazo tó shulo, quiyo, pisha, cucha mi niña...

Lunes 6 de junio de 2011

2º día: Sevilla. Ruta literaria Luis Cernuda
Salimos a las 8:30 hacia el Guadalquivir camino de los pabellones de la Expo de 1992 (México, Guatemala...) hasta que vemos la Torre del Oro y paramos junto a la estación de ferrocarril de estilo neomudéjar. Aquí empieza la jornada realmente. Vamos a ver la estatua de Murillo en la Plaza del Museo de Bellas Artes, donde se conserva el retrato de Gustavo Adolfo Bécquer pintado por su hermano Valeriano.
 
    
 
Desde allí, visitamos la casa donde vivió Bécquer, en el Barrio de San Lorenzo, donde visitamos la capilla del mítico Cristo Jeśus del Gran Poder.

 
A las 10:15 estamos ante la casa de Joaquín Romero Murube (editor de la revista "Mediodía"; este escritor acogió y escondió a Miguel Hernández, cuando la policía franquista estaba tras su pista, en los Reales Alcázares de Sevilla). Después, la casa donde nació el mismo Bécquer, ante cuya placa Ainara leyó el poema "Amor eterno".
La próxima casa es la de la calle Acetres, donde nació Luis Cernuda; allí, Enrique lee el poema "La familia"; finalmente nos ponemos en la Iglesia del Salvador, donde está la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío y nos comenta el monitor, Diego, la estrecha relación entre Pedro Salinas y Cernuda, así como diversos avatares de su carrera literaria hasta el homenaje que recibe de sus compañeros del 27 tras la publicación de la primera edición de "La realidad y el deseo". Más tarde, a la Calle del Aire, donde vivió el poeta, ante cuya puerta Jennifer lee un poema. 
Y ahora le toca el turno a Don Juan Tenorio. En la Plaza de los Refinadores, contemplamos la estatua del galán y de allí vemos una placa-homenaje a Washington Irving, y, tras pasar por el callejón del Agua, vemos la casa en la que se supone que sucede la historia de Don Juan. Posteriormente, vamos a ver el magnolio creciente en la Plaza de Doña Elvira ante el que Diego lee un magnífico poema de Cernuda: Vamos hacia el Patio de Banderas y a la Plaza del Triunfo, donde se hallan la Catedral, el Archivo de Indias y los Reales Alcázares. 
Andandito hacia la casa donde nació Vicente Aleixandre y de allí a la Real Fábrica de Tabacos (actualmente Universidad de Sevilla) en la que Almudena y un servidor nos fotografiamos ante el Aula Luis Cernuda. Nos espera ahora la Glorieta de Bécquer, en el Parque de María Luisa, pasmados ante el grupo escultórico de Bécquer rodeado por las figuras del amor perdido, amor poseído y amor ilusionado, junto a un Cupido hiriente y un ángel herido caído de amor con una daga clavada a la espalda.
Por último, antes de comer, admiramos la magnífica Plaza de España y empieza a llover.
Comida. Media hora después, subimos las 36 rampas de los cien metros de altura del Alminar de la Catedral de Sevilla. Alucinante. Un auténtico museo. Vemos el Sepulcro de Colón, el Tesoro de la Catedral, la Tumba de Hernán Colón...
En el Ateneo de Sevilla, Ainara, Pedro y Enrique leen poemas de Góngora, Cernuda ("Esperanza y lamento", "Niño muerto", "Tristeza del recuerdo" y "Poemas para un cuerpo" y "Despedida". Por último, se lee "Unos amigos", poema de Jorge Guillén acerca de las memorables jornadas del Ateneo de Sevilla de los miembros del 27. Hora libre. Cena en el Albergue. Presentaciones que llevábamos hechas de Melilla y Fuente Álamo. 
23.00 horas. Fin de las presentaciones. A dormir. Mañana será otro día.
Mañana en Cádiz. Rafael Alberti. Puerto de Santa María.
 

Domingo 5 de junio de 2011

  El viaje muy bien, los chóferes muy simpáticos, en Sevilla hace un calor especial... Los chicos de Melilla son gente maja, así como sus profesores, Agustín y Cristina. Nuestros monitores del Ministerio, de Huelva (Diego y Mamen) son un encanto. Han cogido las riendas desde el principio y la cosa promete: prometen sudor, cansancio, aprendizaje y diversión. Hemos intercambiado ya los regalos y, después de unas dinámicas de grupo para que los chicos se conozcan, están jugando a la silla y cantando el waka-waka, pero no todo a la vez. A las once es el toque de queda, y prometo castración física al que dé el follón.
La cena, en autoservicio, me ha parecido bastante buena, aunque ha habido algunas voces discordantes. Después de una racha de capones, la cosa se ha tranquilizado. Almudena y yo, querido Pepe, estamos reventaos. Mañana nos espera una buena. Todo sea por la cultura de estos piltrafillas.
Los chavales se portan de maravilla. Da gusto verlos; no sé por qué, pero tengo buenas sensaciones. Ya te tendré informado. Seré tu satrapilla, tu voz y tus oídos en los confines del reino de Al-Andalus, y que Dios os guarde.
Por lo demás, mañana será un día potente y estamos convocados para un desayuno a las 8.30 y, a las 9.00, para la Giralda; el tiempo libre es mínimo, las esperanzas de que llueva algún chubasco de forma dispersa, moderadas. Humedad, al 45%          


.

Enlaces Institucionales
Directorio de Centros carm recursos