Secciones

Discurso del alumnado de 4º ESO en su graduación 2013

Buenas tardes a todos los presentes, padres, madres, profesores, familiares, amigos y demás.
Hoy día 22 de Junio estamos aquí los alumnos de 4ºESO del Juan de la Cierva para decirle adiós a la Secundaria y decirle hola al Bachillerato, la mayoría, aunque algunos nos dejen por diversos motivos, ya sea que repiten o que se van a un ciclo de FP.
Han sido cuatro años de locos, pasando de ser unos niños a unos adolescentes; como diría Fina, un poco petardos. Jamás olvidaremos ese primer día de clase en el que te encuentras con gente que iba contigo a Primaria y conoces a los compañeros con los que compartirás esta nueva etapa.
La verdad es que a veces el instituto parece un gran estudio de cine y cada clase es una película diferente:

1. Tenemos de terror sangriento y torturas como cada vez que José Luis nos da un examen de Matemáticas.

2. Películas de comedia musical como Mamma Mía en la que no paras de reírte mientras ves a la gente bailando, en este caso, cada vez que vemos a Agustín moviendo su cuerpo al ritmo de la Batuka.

3. Películas románticas en las cuales todos los personajes se lanzan cumplidos y motes cariñosos como Tani y sus “churumbeles”.

4. Películas de intriga y de suspense en las que te enteras de todo al final, protagonizadas por Amparo y sus exámenes de Química.

5. Y sagas de películas del oeste donde vuelan balas por todas partes que son el reflejo de las clases de historia con Mari Carmen.

También, ¿qué sería de una película sin los personajes típicos? Lina que siempre entra de golpe en las clases preguntando por alguien que está en otra clase diferente aun siendo finales de junio.

Andrés, al que tanto echaremos de menos que siempre entraba con la misma coletilla: ¿Se puede?

Un personaje que siempre se repite es el profesor impulsivo que salta con la voz demasiado fuerte y de vez en cuando con algún comentario gracioso como Miguel Cañizares.

Esos personajes de fondo que siempre chillaban cada vez que se enfrentaban un profesor con un alumno.

También, tenemos los momentazos típicos de todas las clases:

· Encarna cada vez que decía a alguien que lo iba a mandar a Jefatura y luego se reía aunque algunas veces lo cumplía.

· Cada vez que José Antonio nos llamaba “almendroides” y nos soltaba perlas suyas que nos hemos quedado como “mor cón in the plat” para decir que estás lleno.

· Todas las veces que hablamos imitando la pronunciación de Margarita en inglés como “yioruf” o esos modismos con los que tanto nos hemos reído por no llorar.

· En realidad, también hemos tenido suerte de tener a profesores como Bea con la que hemos ido a ordenadores y nos hemos relajado en ellos.

· Nunca podremos olvidar las veces que Lali intentó hacernos más cultos con sus películas del Siglo de Oro de Hollywood tan conocidas mundialmente en las que sale siempre un actor conocido de joven.

El recreo, esa zona digna de documentales: en la pradera ciervana los alumnos se distribuyen en función a su nivel académico y social, existen batallas por el territorio perfecto conocido como el porche. También, los alumnos crean grandes luchas por conseguir alimentos; esos chillidos de “¡Un bocadillo de tortilla!” mientras los profesores se toman su café cogiendo la mayor parte de la cantina, ésa es una de las cosas más típicas de los recreos.

Bueno... Vamos a ir terminando que no queremos durar tanto como un powerpoint de María José.

Queremos acabar este discurso dando las gracias a muchos profesores pero, principalmente a éstos:

1. A Encarna, por su comprensión, humanidad, paciencia, apoyo y ser capaz de haber llegado a ser una de las mejores profesoras que hemos tenido.

2. A Feli, por haber gastado mucho tiempo suyo para ayudarnos a hacer esta graduación a pesar de todo el follón que se arma.

3. A David, nuestro profesor de matemáticas, por su paciencia... Su infinita paciencia.

4. A Tani, porque gracias a ella hemos crecido de adolescentes normales a “princesas de la boca de fresa” y “príncipes de las tinieblas”.

5. A Rosa Rósae, por sus divertidas clases con nariz de payaso, su megáfono, su extenso saber de una lengua muerta y su amor por las declinaciones.

6. A Fina, por su manera de pensar, sus cambios de humor repentinos, su amor por discutir con sus alumnos y luego reírse, su claridad para hablar aunque duela, su amor por los comentarios de texto y por sus comentarios divertidos.

7. A Celia, por haber intentado durante este curso enseñarnos un poco de inglés aunque todos sabemos que siempre se nos olvida durante el verano.

8. A nuestros profesores de Administración, María José y Pedro que nos han demostrado que no siempre la economía es aburrida sobre todo si hay entradas al cine de por medio.

9. Y, por último, los de la clase de 4ºB queremos darle las gracias a José Antonio, nuestro profesor de francés, porque gracias a él llegamos la gran mayoría al Bachillerato con un A2 o un B1. También, queremos decirle que aunque no esté aquí hoy por diversas cosas para nosotros es uno de los mejores profesores que tendremos el placer de conocer... Así que José Antonio si ves esto alguna vez solo queda decirte que “Mañana more y pasado cilla”.

Gracias a todos por acompañarnos en este día tan especial y, antes de acabar este discurso nos gustaría guardar un minuto de silencio por todos los árboles que han sido talados para hacer el papel de las fichas de Rosa y Fina. Buenas tardes y adiós. 

Enlaces Institucionales
Directorio de Centros carm recursos