CON LA MÚSICA A OTRA PARTE EN CUATRO PALABRAS
Escrito por Webmaster Plataforma, viernes 22 de junio de 2018 , 15:52 hs , en Aula Adolescentes Arrixaca

Alegría, por ejemplo. He encontrado mucha alegría en lo que hemos caminado juntos. Alegría de encontrarnos, alegría en la sala de profesores cantando entorno a la mesa, alegría en los alumnos que se esperan a nosotros aunque los médicos les hayan dado el alta, alegría en los familiares que se alegran con los que se alegran, alegría por contagio en los compañeros de habitación (¡estos son los buenos contagios!), alegría en el personal sanitario que deja sus rutinas fugazmente y se une a la compañía…

 Asombro también aparece en el cedazo. Me encanta que siempre te sorprendas cuando empiezo a tocar la canción que le gusta al alumno después de haberla escuchado sólo una vez. Y ese asombro de los niños que se ven tocando ya el piano apenas ponen sus manos en el teclado; por un momento ya no hay dolores, cansancios, desesperaciones. Y ese asombro mío de ver que entro siempre a la habitación no sabiendo qué hacer o qué esperar y, sin saber cómo ni por qué, van viniendo ideas, situaciones, sugerencias… y aquello se convierte en una celebración de la vida.

 Atención completa esta trinidad de palabras que empiezan por ‘a’. Te agradezco esa acogida cálida que recibo cuando voy donde vosotros; me siento atendido, Clara. Y es una virtud que veo en ti cuando te relacionas con las familias a las que visitamos. Y estoy muy convencido de que es la mejor medicina que podemos llevarles. De hecho, a los voluntarios que me preguntan qué hacer con los chicos, qué ‘unidades didácticas’ pueden elaborar, en qué ‘programación’ se pueden inspirar… les digo siempre que simplemente con el hecho de estar ahí con ellos es mucho más de lo que podemos imaginar o pensar. Porque voy comprobando que visitarles es una de las muchas formas de decirles ‘te afirmo en la vida’, ¡y cuánta afirmación no necesitaremos en este mundo destructor!

 Silencio. He dejado poéticamente esta última palabra para el final. Poco a poco va ganando la batalla en mí, y no sin dificultades. Pero estoy cada día más seguro de que es exactamente el camino por donde debe marchar este proyecto. Y es que, Clara, los telediarios no hablarán de nosotros; no se harán películas ni se escribirán libros sobre lo que hacemos; no nos llamarán de la Academia Sueca; no pondrán a las calles ninguno de nuestros nombres… o por lo menos no parece que nada de esto vaya a ocurrir próximamente. Si algo de esto ocurriera, que no sea para nuestra gloria, ¡por Dios! Teniendo este espacio silencioso de atender a quienes no nos van a recompensar como estila este aparatoso mundo, tanto más fácil y seguro para pasar por la vida haciendo el bien.

Clara, muchas gracias por formar parte de estas palabras.

Paco Cánovas, profesor de música del conservatorio de Cartagena.

 

 



Agregar comentario
Comentarios
Calendario
octubre 2018
lumamijuvido
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    
 
Nube de etiquetas
 
Últimos comentarios
 
Archivo
 
Categoría