LAS DESCONOCIDAS COMETAS DE CALDER.
Escrito por Webmaster Plataforma, lunes 22 de febrero de 2016 , 13:27 hs , en Aula Oncología Infantil Arrixaca

Son conocidas las famosas esculturas móviles de Calder. La propuesta para Maleta de Colores arranca de ahí, de su trabajo. Desconozco si alguna vez Calder construyó una cometa. Viviendo la pasión del Circo, conociendo sus fabulosos circos de pulgas amaestradas, posiblemente se vio tentado a volar alguna para algún niño.

El trabajo docente en Oncología, a través del Proyecto de Maleta de Colores, tiene que lidiar inevitable e íntimamente con los procesos hospitalarios, que son los que marcan los tiempos y espacios.

Tiempos que pueden ser cortos o largos, continuos o interrumpidos. Espacios que pueden darse en la propia habitación o en la salita que hay en el box médico, un espacio para visitas y encuentro de madres y padres.

Pero también y sobre todo hay que lidiar con la enfermedad, con el estado del cuerpo, con la dificultad para dedicar energías a aprender o realizar alguna actividad.

Desde Maleta de Colores se proponen actividades lúdicas relacionadas con la plástica, evocando el disfrute con el arte.

Aún así, en esta ocasión no pudimos trabajar con ningún niño. La evolución de los niños hospitalizados no permitió más que uno de ellos acudiera a regañadientes a la salita con su madre. Desde el principio se negó a participar. Hay que asumir la negación. Como en todo proceso educativo, las emociones forman parte íntimamente del aprendizaje.

Y éstas apuntan en el hospital al desarraigo del niño, a cómo asume o etiqueta el colegio del hospital, y a la relación con los adultos que lo acompañan.

En este caso con mamá.

Así que el trabajo se dio con esta madre y un padre que pasaba por allí para desayunar algo. Fue como atender en tutoría la visita de padres en un centro ordinario de enseñanza.

Aparecían las preocupaciones y miedos sobre la enfermedad y la evolución que tendrían sus hijos. También la ansiedad del retraso que están sufriendo en su escolarización y de cómo compensar todo eso.

La enfermedad es una enorme prueba para un niño, pero también para su familia y sobre todo para los padres. Por eso dialogar sobre los miedos y desde la resiliencia es apoyar toda la red familiar.

Luego los maestros del hospital estuvimos creando y pintando.

Surgió cambiar la propuesta inicial de hacer móviles con materiales sencillos por realizar cometas decoradas.

Nuestro trabajo plástico se desarrollaba y el niño dejó la tristeza y se interesó sonriente por lo que allí surgía, siempre en el regazo de su madre del que no se separó.

Mantuvo su negación a participar, y eso hay que respetarlo también. Pero al menos pudo ser espectador y sorprenderse en el mirar, y hasta cierto punto disfrutar.

 

Las cometas volaron torpemente por el set de Oncología. El niño reía, viendo las tonterías de los maestros. También reía porque las cometas

planeaban un poco.

 Y aunque allí dentro el espacio era pequeño, aquel niño soñaba con volarla en el campo, junto a papá y mamá, el día en que saliera del hospital.

Nuestros sueños son como las cometas

  volando por el cielo.

 

 

Francisco Riquelme Mellado,coordinador de los programas de artes plásticas de las aulas hospitalarias

 

 



Agregar comentario
Comentarios
Calendario
mayo 2020
lumamijuvido
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
 
Archivo
 
Categoría
 
Nube de etiquetas
 
Últimos comentarios