Harry Potter y la mágia.
Escrito por Webmaster Plataforma, viernes 2 de noviembre de 2012 , 18:49 hs , en Aulas Cirugía y Escolares Arrixaca

Hacía tiempo que no participaba en el programa de música del hospital y me apetecía enormemente volver. Llegué cargada con la guitarra, los disfraces que pensaba utilizar y un montón de ilusión. El caluroso recibimiento de los profesores y el suculento desayuno que nos ofrecieron pusieron la guinda a una sesión llena de magia y sorpresas. 
Me habían avisado que al ser fiesta el día anterior puede que hubiera pocos niños, aun así preparé para unos quince alumnos.  En el aula había cuatro niños, luego fueron llegando algunos más.
Cuando entré en el aula, encontré a una niña que no paraba de llorar, quería que viniera su mamá. Una auxiliar intentaba convencerla de que vendría pronto. Mariana, que así se llamaba la niña, no atendía a razones, yo empecé con la guitarra a poner música a lo que ella decía, repitiendo las frases con entonaciones diferentes, ella poco a poco entro en el juego y empezó a reírse y a cantar conmigo. Una vez se hubo calmado, participó activamente de la sesión, riendo y cantando como los demás.
Empecé a contar un cuento para introducir la canción de los esqueletos, todos los niños me miraban atentos, escuchaban la historia. Fran con el piano acompañaba con diferentes intensidades según el tono con el que yo contaba la historia. Repartimos las tarjetas que explicaban la canción y con gestos la interpretamos todos juntos.
Los niños mayores, Ángela y Martín la cantaban de memoria puesto que ya se la sabían y los mas pequeños miraban los dibujos para ver que hacían los esqueletos a cada hora. Todos participaron con ilusión.
Repartimos las medallas en forma de fantasma, les pusieron su nombre y las pintaron…sonaban en ese momento un ritmo en un pandero….
Todos los alumnos atendían a la llamada, alguien en la puerta quería entrar…estaban expectantes ante la llegada de una nueva sorpresa. Roberto, vestido con una capa hacia su aparición.
Algunos niños ya lo conocían y se alegraron de verlo, sabían que sus clases siempre eran amenas y muy divertidas.
Roberto, haciendo las veces de mago, explicó que era muy importante que todos pusieran interés en coger un poco de magia de una vela que cambiaba de color, que nos daría la fuerza para hacer los ejercicios muy bien. Todos los niños acercaban su mano a la vela, incrédulos algunos, escépticos los mas mayores, aunque todos con ilusión ante el nuevo espectáculo.
 
Empezaba a sonar una música y el musicograma apareció como por arte de magia en la pared. Se repartieron los instrumentos y todos interpretaron  la música de la película de Harry Potter con percusión.
El resultado fue espectacular y nos tuvimos que dar un gran aplauso por lo bien que había resultado. Los niños se sentían satisfechos con el resultado.
Sin que nadie se diera cuenta aparecieron en el aula dos duendes…ataviados con sus trajes verdes, para cantar la canción de “Los duendes”.  Aunque no se sabían la letra fue fácil seguir la canción gracias al musicograma que había preparado Roberto. También lo instrumentaron y la sesión acabo con el grupo entero bailando la canción.
La impresión general que me llevo del aula es que nadie se resiste al poder curativo de la música, que estos alumnos pasaron una mañana muy divertida y muy agradable a pesar de sus enfermedades y sus dolores, y si logramos que se olviden al menos por un rato, el objetivo está conseguido.



Santi


Agregar comentario
Comentarios
Calendario
septiembre 2020
lumamijuvido
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930    
 
Archivo
 
Categoría
 
Nube de etiquetas
 
Últimos comentarios