Llegó el rock and roll
Escrito por Webmaster Plataforma, viernes 16 de marzo de 2012 , 18:13 hs , en Aulas Cirugía y Escolares Arrixaca
Os voy a contar un poco cual es mi situación, yo soy un alumno de prácticas de la Universidad de Murcia, más concretamente de la Facultad de Educación, estudiante de grado de Educación Primaria. En estos momentos estoy haciendo las prácticas en el CEIP Pintor Pedro Flores.
Javier
Hace unos días mi tutora me propuso que la acompañase al Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca a dar clase de música en sesión de mañana, más concretamente en el proyecto “Música los Viernes”. Yo sin pensarlo dos veces y desconociendo por completo de que se trataba,  le contesté que sí, pensando que ésta sería una oportunidad que jamás se volvería a repetir.
Como ya he dicho anteriormente mi respuesta fue un sí rotundo, sin deliberar en ningún momento el pánico que en mí despiertan los hospitales, y todo lo relacionado con ese mundo.
A medida que iban pasando los días, algo en mi interior me decía que no iba ser capaz de superar ese miedo, por lo que decidí hablar con la tutora, para comentarle cual era mi situación, así como proponerle quedarme en el centro si ella lo creía conveniente,  para evitar todo tipo de problemas.
Sin embargo fue todo lo contrario. Ella me dijo que tenía que ser fuerte, dejar mis miedos a un lado e intentar afrontar esta experiencia como un reto. Con esta palabras me convenció por completo, por lo que decidí acompañarle e incluso colaborar en todas y cada unas de las actividades que se iban a llevar a cabo esa mañana. A partir de ese momento, no solamente estaba ansioso de que llegase ese día, para conocer que ocurre dentro de estas aulas, o ampliar mis conocimientos a partir de lo que allí observase, sinó que desplacé esta experiencia al ámbito personal, haciendo de ella, más que una nueva experiencia, un  reto personal, que tendría lugar el viernes 16 de marzo de 2012.
Javier, Manoli y Antonio
 Ya ha llegado el gran día, son las 9:00 de la mañana, me encuentro en una pequeña sala con todos los maestros, que por un día han cambiado su lugar de trabajo para intentar, a través de la música, que los niños puedan olvidar por unos instantes todos sus problemas, e incluso sacar una pequeña sonrisa de sus preciosas caras.
 
Manoli y Antonio son los dos maestros especialistas de música con los que voy a compartir mi experiencia, además de Juana Mari y José Blas.  
 
Unos minutos más tarde,  cada maestro se dirige hacia su aula para intentar que esté todo preparado antes de que comiencen a llegar los niños.
 Son las 10:00 y comienzan a llegar los primeros niños,  los situamos en clase y les preguntamos el nombre para ponerlo en un magnífico sol que se le pegará a cada uno de ellos en el pijama. Todo esto acompañado de una canción de buenos días, que en un principio no hacen mucho caso aunque finalmente todos terminan cantando.
Yo comienzo a ponerme un poco nervioso, aunque intento seguir alguno de los consejos que me han dado antes de entrar, sobre todo uno: “mira las caras de los niños”.
Unos minutos más tarde,  cada maestro se dirige hacia su aula para intentar que esté todo preparado antes de que comiencen a llegar los niños.
Una vez que están todos los niños en el aula, comienza la sesión con la canción “Te invito a bailar”, poniéndonos a todos en movimiento.
 
Ya los niños se muestran más participativos y aprovechamos  para hacer sonar un “Mutis” en el que los chicos, cada vez que deje de sonar la música representarán una flecha, una bola, un tornillo o un muro.      

Tras esta actividad hacemos una pequeña vuelta a la calma, para evitar un exceso de movimiento, aprovechando este descanso para mostrar a los niños unos instrumentos de fabricación artesanal, como son los yogures violín, y las maracas, los cuales, son terminados por  los niños en el aula, formando así un pequeño taller.
Gracias  a la ayuda de José Blas hemos realizado unos pequeños cambios en los instrumentos, mejorando así su sonido y seguridad, formando un taller improvisado de reparaciones de instrumentos.
 
Finalmente, gracias a la propuesta de una niña, hemos cambiado el nombre del instrumento, pasándose a llamar yogures guitarra.
Estos instrumentos nos servirán para acompañar posteriormente una canción con su musicograma.
 
La gran sorpresa llega minutos más tarde, cuando aparecen por sorpresa dos instrumentos no muy conocidos por los niños, como son el bajo, y el cajón flamenco.
 
Ambos instrumentos se dejan a todos y cada uno de los niños para que se familiaricen con ellos, habiendo dado previamente una pequeña explicación de cada uno de ellos.
 
Una vez que se conocen todos los instrumentos que van a ser partícipes de la canción  de Rock comienza el concierto, siendo este un verdadero éxito.
 
Finalmente  nos hemos encontrado con una última sorpresa, un maletín que contenía muchas piezas de metal, que gracias a la ayuda de los niños hemos conseguido unir y montar un auténtico saxofón, con el que hemos llevado a cabo una actividad denominada “¿adivina adivinón que canción toca este saxofón?” en la que se han interpretado varias canciones muy conocidas (la cucaracha, la pantera rosa...etc) para que ellos las adivinaran.

Con esta actividad se ha dado por finalizada la sesión de hoy.
Para concluir, me gustaría decir que gracias a la felicidad y fuerza que transmiten estos niños,  he podido superar mi fobia a los hospitales, siendo esto impensable días antes de conoceros.
 GRACIAS.                                      Javier


Agregar comentario
Comentarios
Calendario
mayo 2020
lumamijuvido
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
 
Archivo
 
Categoría
 
Nube de etiquetas
 
Últimos comentarios