¡Pasen y vean!
Escrito por Webmaster Plataforma, viernes 24 de febrero de 2012 , 18:09 hs , en Aulas de Cirugía y Escolares Arrixaca
¡Bienvenidos al circo del Viernes Musical!



Cuando comenzamos a preparar la sesión,  decidimos llevar el Circo al Aula Hospitalaria, por ser un tema muy cercano y atractivo para los niños,  y a la vez, nos permitía trabajar parámetros musicales tomando al circo como eje central de la sesión. 
Para crear expectativas en los niños y generar curiosidad, las maestras nos disfrazamos de payasos. Pusimos un vídeo musical sobre el circo que se iba repitiendo mientras los niños llegaban al aula. Conforme llegaban todos se mostraban interesados y atentos a lo que estaba pasando y rápidamente se metían en el ambiente circense.

Uno a uno les fuimos proponiendo formar parte de nuestro circo, para ello, tenían que llevar un collar con la silueta de un payaso donde podían poner su nombre, algo que les gustó mucho y con lo que mostraban ilusión, pues podían elegir su color favorito y al ponerse el collar ya eran artistas de nuestro circo, lo cual les sacaba una sonrisa mañanera.





Cuando todos los artistas estuvieron preparados, hicimos un juego rítmico-melódico para conocernos y decir nuestro nombre (“Sube el trapecio…”). Algunos se presentaban con bastante desparpajo y otros, al principio con timidez pero después con más soltura.
Hablamos sobre el circo; los niños nos contaron sus experiencias, lo que conocían, lo que habían visto y vivido en el circo… y nos sorprendió que había varios niños que nunca habían estado en uno y mostraban un gran entusiasmo por conocer todas las cosas relacionadas con el circo.
 Pasamos a visionar la canción-cuento “Pasen y vean”, donde se mostraba un circo y los personajes, animales, oficios… que en él hay, de una forma divertida y muy llamativa para los niños. Después hablamos sobre lo que habían visto, qué les había llamado la atención, imitamos sonidos de los animales que aparecían...

Seguidamente nos pusimos en movimiento a bailar como en el circo: dramatizamos sobre diversas bases musicales diferentes animales del circo, personajes como los payasos (Fofó era un payaso). Esta actividad les gustó mucho, se sentían protagonistas, participaban con agrado (excepto los dos niños que por sus circunstancias en algunas actividades les costaba más implicarse).




Pasamos a descubrir los sonidos que hay en un circo. Primero los presentamos con imágenes y sonidos y después jugamos a adivinar qué estaba sonando (discriminación auditiva de animales, oficios, sonidos corporales que hay en un circo). Tras conocer los sonidos y saber identificarlos, pasamos a jugar al “Bingo de los sonidos circenses”, en el que se podía ganar un “gran jamón de payaso”.
Esta actividad llevó más tiempo del que habíamos previsto, pero a los niños les gustó y estuvieron muy atentos, involucrados y prestos a ver si el sonido se correspondía con las imágenes que ellos tenían en su cartón y podían cantar línea o bingo y llevarse su premio.
Por último, presentamos un instrumento que suele haber en el circo: el saxofón. Explicamos cómo funciona, a qué familia pertenece, las partes que tiene, etc. Tocamos canciones de circo y cada niño pudo manipular y tocar: cada uno pulsó algunas teclas mientras la maestra soplaba y así tuvieron su propia canción para despedir la sesión del Viernes Musical en el Circo.
Durante la sesión, fuimos cambiando nuestro guión para adaptarnos a las necesidades puntuales que les surgían a los niños. Por ejemplo, uno de los niños al principio de la mañana no quería separarse de su madre y quedarse en el aula. Vimos que llevaba unas zapatillas de cocodrilo y le cantamos la canción de sus zapatillas (“Drilo”), lo cual le hizo sentir importante y protagonista, así que su madre ya no era necesaria, se relajó y empezó a disfrutar de las actividades. Otra niña tampoco quería que su madre se fuera, pero cuando nos contó que la mascota que tenía en su cole era una tortuga (como la que aparecía en “Pasen y Vean”), le cantamos la canción de su tortuga (“Yo tenía una tortuga”) y así se metió de lleno en nuestro circo.
La sesión nos pareció muy atractiva y alegre, por ser muy cercana a los niños, pero nos quedamos con la sensación de que se nos fue un poco el tiempo y no pudimos trabajar aspectos musicales que habíamos planificado con otras canciones, musicogramas, etc. Como vimos que los niños estaban disfrutando tanto, participando y, lo más importante, sonriendo y olvidándose de que este circo estaba en el hospital porque ellos estaban allí, nos dejamos llevar por sus intereses y lo que nos demandaban en cada momento.
Creemos que el objetivo principal de nuestra sesión se cumplió, ya que conseguimos reducir su tristeza y la angustia que les produce el estar hospitalizados. Vimos cómo disfrutaban y se divertían con las actividades, canciones y juegos y cómo con una nariz de payaso, una sonrisa y una canción, podemos hacer magia y que la tristeza desaparezca y en su lugar surjan risas, brillo en los ojos y ganas de pasárselo bien con los demás.
 
Tras esta sesión, seguimos con el convencimiento de que los niños nos aportan mucho más de lo que se pueda imaginar. Y que, de nuevo, se nos pasa el tiempo volando. Cuando Juana Mari nos dijo que quedaban 10 minutos, nos pareció totalmente imposible, pues no habíamos desarrollado la mitad de la sesión que planificamos.
Entras en el aula y dejas todo atrás, sólo estás allí y con quienes allí están; incluso la medida del tiempo es diferente, el reloj no funciona igual, y todo, gracias a esas sonrisas que nos dan tanto y tanto…
Gracias por hacernos partícipes de este gran proyecto que es el hacer felices a los demás a través de la música.
Mª ELENA LÓPEZ JIMÉNEZ
(maestra del CEIP San Andrés de Murcia)
SANDRA WECKERLE LENTZ
(amiga y maestra colaboradora de las AAHH)





Agregar comentario
Comentarios
Calendario
febrero 2020
lumamijuvido
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
242526272829 
 
Nube de etiquetas
 
Archivo
 
Categoría
 
Últimos comentarios