Secciones
Nuestro Centro» Plan de Convivencia
Nuestro Centro
Plan de Convivencia

ÍNDICE DEL PLAN DE CONVIVENCIA

 

 

 

 

PÁGINA

1

 

MARCO LEGAL

 

3

2

 

PRESENTACIÓN

 

3

3

 

 

3.1

3.2

3.3

3.4

3.5

SITUACIÓN ACTUAL

 

Aspectos generales

Relaciones con las familias

Relaciones con el entorno

Experiencias desarrolladas

Necesidades de formación y recursos

 

4

 

4

5

5

6

6

 

4

 

OBJETIVOS DEL PLAN DE CONVIVENCIA

 

7

5

 

ACTIVIDADES

 

7

6

 

 

6.1

6.2

6.3

6.4

COMPETENCIAS

 

Del Director

Del Jefe de Estudios

Del profesorado

Del Consejo Escolar

 

9

 

9

9

10

10

7

 

PREVENCIÓN DE CONFLICTOS

 

11

8

 

RESOLUCIÓN PACÍFICA  DE CONFLICTOS

 

12

9

 

 

9.1

9.2

9.3

9.4

 

9.5

 

9.6

 

NORMAS DE CONVIVENCIA Y CONDUCTA

 

Derechos y deberes de los padres

Derechos de los alumnos

Deberes de los alumnos

Derechos del profesor en el ejercicio de la función docente

Deberes del profesor en materia de convivencia escolar

Conductas contrarias a las normas de convivencia y medidas educativas a adoptar

14

 

15

15

16

 

16

 

17

 

17

10

 

 

 

10.1

10.2

 

10.3

10.4

10.5

 

10.6

10.7

10.8

10.9

10.10

10.11

10.12

 

10.13

10.14

10.15

10.16

 

10.17

10.18

10.19

 

10.20

 

NORMAS DE ORGANIZACIÓN Y FUNCIONAMIENTO

 

La Comisión de Convivencia

Competencias de la Comisión de Coordinación Pedagógica.

Competencias de los tutores.                                       

Equipo de Atención a la Diversidad y de Apoyo.

Funciones del Coordinador Pedagógico y de Etapa Infantil

Competencias de los equipos de tramo.

Otras funciones de coordinación.

Otros deberes de profesorado.

Otros deberes de alumnado.

Deberes de las familias.

Derechos y deberes del/a Conserje.

Normas de conducta en las dependencias del Centro

Uso de los espacios en horario no lectivo.

Entradas y salidas.

Limpieza e higiene.

Racionalización de las tareas escolares en casa

Formación de nuevos grupos.

Adjudicación de tutorías.

Criterios para la sustitución del profesorado y justificación de las faltas de asistencia

El servicio de comedor

 

 

23

 

23

 

24

24

25

 

25

26

26

26

28

29

31

 

33

35

36

36

 

37

38

38

 

38

39

 

 

11

 

PREVENCIÓN DEL ABSENTISMO

 

40

12

 

PREVENCIÓN E INTERVENCIÓN EN CASOS DE ACOSO, MALTRATO Y AGRESIÓN

 

41

13

 

MECANISMOS PARA LA DIFUSIÓN DEL PLAN DE CONVIVENCIA

 

43

14

                           

 

15

 

EVALUACIÓN DE LA CONVIVENCIA

 

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS Y EXTRAESCOLARES

43

 

 

43

         

 

  1. 1.    MARCO LEGAL

 

-       Constitución Española de 1978, de 29 de diciembre de 1978. (BOE nº 311).

-       Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación.

-       Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa.

-       Ley 1/2013, de 15 de febrero, de Autoridad Docente de la Región de Murcia.

-       Decreto nº 16/2016, de 9 de marzo, por el que se establecen las normas de convivencia en los centros docentes no universitarios sostenidos con fondos públicos de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

-       Real Decreto 82/1996, de 26 de enero, por el que se aprueba el Reglamento Orgánico de los Centros de Educación Infantil y Primaria.

 

  1. 2.    PRESENTACIÓN

  

   Citando a la Constitución Española de 1978: “La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto  a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales”.

   La L.O.M.C.E. establece que uno de estos principios es entender la educación como una herramienta para la prevención de conflictos y la resolución pacífica de los mismos, así como para desarrollar la no violencia en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social, y en especial en el del acoso escolar.

   La citada L.O.M.C.E. modifica el artículo 124 de la Ley Orgánica de Educación 2/2006 (L.O.E.), disponiendo que el Plan de Convivencia recogerá todas las actividades que se programen con el fin de fomentar un buen clima de convivencia dentro del centro escolar, la concreción de los derechos y deberes de los alumnos y las medidas correctoras aplicables en caso de incumplimiento, que serán sobre todo de carácter educativo. Ese mismo artículo reconoce al profesorado como “autoridad pública”.

   Ya no se habla en el artículo en cuestión de “Reglamento de Régimen Interior”, sino de “Normas de Convivencia y Conducta”, integrándolas en el Plan de Convivencia, lo que parece implicar una reorganización de los documentos institucionales del Centro para que estén acordes con la legislación educativa actual, afectando principalmente a la desaparición del Reglamento de Régimen Interior como tal y a la actualización del presente Plan de Convivencia, que debe integrar los aspectos reflejados en dicho Reglamento, ya que han sido aprobados por el Claustro de Profesores y el Consejo Escolar del Centro a lo largo de muchos años y considerados fundamentales para el buen funcionamiento del mismo.

     

  

  1. 3.    SITUACIÓN ACTUAL

 

3.1 Aspectos generales.

    La situación actual de la convivencia en nuestro centro se puede considerar, salvo algún caso aislado y temporal, satisfactoria, aunque se viene detectando  en los últimos años un retroceso en el clima de convivencia entre familias, originado la mayoría de veces por el mal uso de los nuevos medios de comunicación, del tipo “grupos de wasap”, algunas faltas de respeto hacia el profesorado o el incumplimiento de las normas del Centro..

    La mayoría de conflictos surgidos hasta ahora, al margen de los anteriormente citados, lo eran en el tiempo de recreo, influenciado por la falta de espacios y el hecho de que los padres no sean capaces de reconocer en la persona de su hijo/a como autor de algunos hechos.

   Los problemas entre las relaciones del alumnado son básicamente de falta de respeto (insultos, resolución violenta de los problemas, falta de compañerismo,…).

   En el nuevo edificio (2017) surge una nueva fuente de conflicto: el patio de recreo. En lugar de piedra, losa o cemento, está repleto de “chinarro” , lo que puede inducir a algunos alumnos a su mal uso, ya sea de tipo violento o accidentalmente autolesivo. En este caso por mucho que se vigile y que se eduque en valores, una acción puntual siempre está dentro de lo posible, lo que indica que la mejor solución preventiva es la retirada del citado “chinarro” del patio.

   Otra posible fuente de conflictos es la existencia de un patio de Educación Infantil demasiado pequeño y que con ello propicia frecuentes contactos entre el alumnado.

  Las relaciones entre el profesorado son buenas en general, realizándose las tareas de coordinación propias y necesarias para un buen desarrollo de la actividad docente, aspecto que repercute positivamente en el ambiente general del centro.

   Las relaciones del profesorado con el alumnado también se consideran positivas, exceptuando aquellas situaciones puntuales derivadas del incumplimiento de las normas establecidas, aunque son transitorias y no influyen en dichas relaciones a lo largo de la escolarización.

   Las relaciones del profesorado con las familias en general, también son buenas, aunque a veces los problemas entre familias se originan fuera del recinto escolar y se trasladan al centro, tal es el caso de los citados grupos de wasap que se crean en algunos cursos.

   La implicación familiar en los temas de convivencia es baja en general, pues su dedicación a esta tarea se reduce a cuando surge un problema con su hijo/a y casi siempre es para “encubrirlo o justificarlo” de alguna manera

   Los conflictos más frecuentes coinciden con la mayoría de Centros que se pueden considerar dentro de la normalidad, y son:

     - Disrupción en el aula: hablar a destiempo, hablar con los compañeros sin permiso, enviarse “mensajes”, etc.

    - Distracción y falta de atención.

    - Olvido del material para el desarrollo de la clase.

    - Pérdida de respeto entre iguales o a menores, durante el recreo o en las entradas y salidas al centro.

     - Desobediencia a las órdenes educativas y formativas del maestro-familia.

     - Pequeñas peleas en espacios comunes (baños, patio, pasillos,…), comentarios o acciones de tipo racista o sobre las características físicas.

  Las causas suelen ser: falta de motivación, familiares, dificultades de aprendizaje, impulsividad y poca reflexión, falta de medios para  resolver los conflictos adecuadamente, ausencia de un referente de autoridad, escasa acción tutorial, etc.

 

3.2  Relaciones con las familias.

 

   Las relaciones del profesorado del CEIP Miguel Medina con las familias son buenas, implicándose en general en las propuestas que se realizan, fundamentalmente a través de las reuniones en las tutorías. Los padres, debido supuestamente a los horarios de trabajo, tienen una menor participación en la vida escolar de sus hijos e hijas que las madres, aunque el hecho de que el horario de atención a los padres sea ahora por la tarde este aspecto haya cambiado considerablemente.

   Las familias no siempre conocen las normas que se aplican en el Colegio o no las respetan, aspecto este que debe reforzar el Centro.

   El alumnado conoce las normas pero a veces les cuesta ponerlas en práctica. Hay que mostrarles cómo actuar y resolver los conflictos y para ello es imprescindible la implicación de las familias. Es necesario mostrar a las familias herramientas que contribuyan a la educación de sus hijos e hijas, especialmente en los casos con más dificultades o problemas.

     En cada vez menos raras ocasiones hay familias especialmente conflictivas, que llegan al centro con actitud amenazante y sin respetar las normas al relacionarse con el profesorado. La solución llega con la intervención del Equipo Directivo junto con el tutor/a del alumnado.

   La solución que surge siempre ante estas cuestiones es “formación”: escuela de padres, charlas, jornadas, etc., pero la respuesta es siempre la misma: se organizan charlas y jornadas y sólo asisten aquellas familias que menos formación necesitan, ausentándose el resto.

 

3.3  Relaciones con el entorno.

 

En relación a la convivencia, el Centro busca la colaboración de todas aquellas entidades o instituciones que la puedan favorecer, ya sean públicas o particulares, tal es el caso de los Servicios Sociales del Ayuntamiento, con los que existe una estrecha relación basada en el intercambio de información y la adopción de medidas de ámbito afectivo, social o económico, el Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica de Cieza/Archena, donde la relación es aún más estrecha, pues el orientador asiste al Centro 1,5 días cada semana, Entidades bancarias, que colaboran en la organización de talleres de educación afectiva y social, la Policía Local, que aporta por parte del Ayuntamiento la importante figura dl “Policía Tutor”, la Asociación de Madres y Padres del Centro, que a veces incluso ha participado directamente en la resolución de conflictos interfamiliares, Centro de Recursos, que ha participado muy activamente en tareas de formación socializadora con el alumnado del Centro, etc.

Por otro lado, se participa en todas aquellas actividades locales que fomentan la convivencia, tal es el caso de las Jornadas anuales de Salud o las Jornadas del Deporte Colectivo.

Así pues, las relaciones con el entorno son abundantes, frecuentes y positivas.

 

3.4  Experiencias desarrolladas.

 

   Naturalmente, la convivencia en el centro no es un tema ni mucho menos olvidado ni en nuestro centro ni pensamos que en ningún centro educativo.

   En los diferentes documentos institucionales del CEIP Miguel Medina vienen reflejadas diversas actuaciones referentes a la convivencia y a lo largo de cada Curso se vienen realizando algunas actividades puntuales de considerable importancia por la implicación de todos los miembros de la comunidad educativa. Entre estas actividades destacan las siguientes:

 

     - Actividades del Día de la Paz.

     - Tutorías informales que se realizan a lo largo del horario con el alumnado.

     - Excursiones de Convivencia maestros/alumnos/padres.

     - Tutorías con las familias para tratar aspectos de comportamiento de los hijos, tanto individualmente como de grupo. En ocasiones se preparan materiales formativos e informativos sobre temas educativos que se entregan a las familias para su lectura en casa.

     - Charlas formativas, dirigidas al sector de padres, organizadas por el Equipo Directivo junto con el miembro del EOEP e impartidas por ambos.

     - Jornadas de Orientación, dirigidas al alumnado de Primaria, organizadas por el Equipo Directivo y EOEP e impartidas por el orientador en colaboración con los tutores y Equipo Directivo.

     - Charlas familiares, organizadas por el AMPA o el EOEP con el propio Centro.

     - Participación en la Jornada Municipal dl Deporte Colectivo.

     - Convivencia de Educación Infantil entre centros educativos.

     - Participación en las actividades de la Semana de la Salud, con la realización de rutas saludables y juegos inter escolares.

     - Celebración de los días de la Constitución Española y de la Región de Murcia.

   En el Curso 2019-2020 se ha puesto en marcha un rincón de Convivencia, que realizará las funciones establecidas para cualquier Aula de Convivencia, como es la actuación formativa ante cualquier hecho contrario a las normas de convivencia establecidas en el presente Plan.

 

  3.5 Necesidades de formación y recursos

 

   Para la puesta en práctica del presente Plan de Convivencia, lo ideal sería que las personas implicadas, especialmente el profesorado, recibiera la necesaria formación, distinguiendo claramente las competencias y responsabilidades del Equipo Directivo en cada conflicto, aportando a los tutores/as las estrategias más útiles para cada caso y especialmente formando al personal especialista en Psicología y Pedagogía de cada centro educativo o Equipo de Orientación.

   La administración educativa regional debería facilitar que todo el profesorado recibiera la necesaria formación, de modo que no quedara sólo a nivel voluntario o de los sufridos y poco reconocidos Equipos Directivos.

   La Dirección del Centro, por su directa responsabilidad en la prevención y resolución de conflictos sí ha recibido formación, aunque a modo particular.

   En cuanto a recursos, el Centro y su fuerte relación con el entorno dispone de los suficientes medios para afrontar medidas formativas familiares pero nos encontraremos siempre con la imposibilidad de obligar a las familias que más lo necesitan a asistir a actividades de formación, quien sabe si con la dotación de becas se posibilitaría esta cuestión que desde luego no sería posible desde el Centro.

  

      4.  OBJETIVOS DEL PLAN DE CONVIVENCIA

   Con la aplicación del presente Plan de Convivencia se pretende conseguir:

 

-     Una mayor integración del alumnado, sin discriminación por razón de raza, edad o sexo.

-                      Una mayor implicación de las familias en la vida del Centro en general.

-     La mejora de las relaciones entre todos los miembros de la Comunidad Educativa, implicándolos en todas las actividades encaminadas a facilitar la convivencia en el centro.

-     Una más eficaz prevención de conflictos internos entre los distintos sectores de la Comunidad Educativa.

-     La sistematización de la educación en valores, asignándoles espacios y tiempos específicos dentro del currículo.

-     El fomento de actividades, espacios y tiempos comunes para facilitar la convivencia entre el alumnado.

-     La atención específica al alumnado que, por diversas causas, presente comportamientos que alteren la convivencia en el centro y la de aquel otro alumnado que padece sus consecuencias.

-     La prevención del absentismo escolar.

-     La protección a las víctimas de agresiones.

-     La prevención de conductas de acoso.

-     La mejora de la convivencia en general del Centro y su trascendencia al mundo exterior.

 

      5. ACTIVIDADES

   Que las relaciones entre los distintos miembros de la comunidad sean de tipo asertivo, que se respeten los diferentes derechos y se cumplan debidamente las obligaciones de cada cual, serán acciones imprescindibles para un buen comienzo para que la convivencia en nuestro Centro sea la adecuada.

   Los pilares fundamentales para ello deben ser: unos adecuados objetivos preventivos y una correcta y respetada autoridad.  

   La actitud con la que una persona encara un conflicto debe ser más importante que la del conflicto en sí. Los esfuerzos deben centrarse en buscar soluciones  con un talante colaborador y  de  flexibilidad para el cambio.

   Es muy importante que conozcamos las características de nuestro alumnado, sus intereses, sus inquietudes, su ámbito familiar, sus amistades, su cultura si es de otro país, que nos ayudarán a evitar confrontaciones o a resolverlas si se dan.

   El diálogo abierto y comprometido, el aprendizaje de habilidades sociales,  adecuadas a la edad, la participación y la responsabilidad también ayudará a ello.

    Será muy importante también que la Comunidad Educativa se comprometa en aceptar y cumplir las normas que se establecen.

    En base a nuestro Plan de Acción Tutorial y a partir del análisis de nuestro grupo clase podremos programar el tipo de convivencia que deseamos, teniendo presentes las siguientes orientaciones:

 

-                      Metodología activa y participativa (el alumnado es protagonista).

-                      Diferentes tipos de agrupamientos en función de las tareas a realizar.

-                      Escuchar y recoger todas las opiniones para tenerlas en cuenta.

-                      Reparto de las tareas, que compensen posibles desigualdades.

-                      Aportar casi siempre dos o más soluciones para cada conflicto.

-     Coordinación entre los  miembros del equipo docente de cada grupo, donde las normas sean comunes y sean respetadas por todos.

-     Tomando medidas especiales para casos especialmente conflictivos, ya sean individuales o de un grupo concreto.

        -  Considerando la acción tutorial como un instrumento de gran importancia para    desarrollar la convivencia.

        -   Trabajando con el alumnado aquellas habilidades sociales que se consideren adecuadas a cada edad: autoestima, estima a los demás, reconocer emociones (ira, dolor, desprecio, aislamiento, tristeza, alegría, acoso, miedo, timidez,…), etc.

   Capítulo aparte merece el “Plan de Adquisición de Actitudes”, puesto en marcha desde el curso 2013-2014, sustituto del anterior “Plan de Valores” y que lo hace más concreto. Este Plan ha sido muy bien recibido por las familias y tiene como finalidad mejorar las actitudes del alumnado hacia la escuela, implicando a las familias. 

 

   Para la consecución de los objetivos planteados anteriormente se tendrá en cuenta que la prevención es la principal recomendación para la mejora de la convivencia, en consecuencia nuestro trabajo se centrará en prevenir las conductas contrarias a ella en nuestro centro.

 

    A lo largo de cada Curso se priorizará la actuación en los siguientes aspectos:

-          Aplicación del Plan de Acogida.

-          Mejora en las entradas y salidas del centro.

-          Información y cumplimiento de las normas de clase.

-          Las normas para los tiempos del recreo.

-          Plan de Adquisición de Actitudes.

-          Dinamización del “Rincón de Convivencia”.

-          Relación con las familias.

-          Realización de las actividades planteadas en el apartado 3.4 de este mismo Plan.

 6.    COMPETENCIAS

 

6.1  Del Director.

 

  1. El director, en el ejercicio de las competencias que le confiere el artículo 132 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, favorecerá la convivencia en el centro; garantizará la mediación en la resolución de los conflictos, que se aplicará cuando la considere la vía más adecuada, e impondrá las medidas correctoras que correspondan al alumnado, en cumplimiento de la normativa vigente, sin perjuicio de las competencias atribuidas al consejo escolar en el artículo 127 de la citada ley. Igualmente, impulsará la colaboración con las familias, con instituciones y con organismos que faciliten la relación del centro con el entorno, y fomentará un clima escolar que favorezca el estudio y el desarrollo de cuantas actuaciones propicien una formación integral en conocimientos y valores de los alumnos y alumnas.

   2. El director es el órgano competente para valorar la gravedad de las conductas o hechos cometidos, así como para decidir la iniciación y resolución de los procedimientos preventivos o correctivos previstos en el presente decreto. Asimismo, supervisará el cumplimiento efectivo de las medidas preventivas o correctoras impuestas a los alumnos en los términos en que estas hayan sido adoptadas.

   3. El director, en el ejercicio de sus funciones podrá delegar en los profesores, tutores y jefes de estudios la competencia para imponer las medidas correctoras en los términos previstos en el título III. El acuerdo del director por el que delegue las facultades correctoras podrá realizarse con carácter genérico y permanente, sin perjuicio de la posibilidad del órgano delegante de revocar la delegación o de avocar para sí el conocimiento de algún asunto concreto. Tanto la delegación como su revocación deberán incluirse en las normas de convivencia y conducta del centro para su público conocimiento por los miembros de la comunidad educativa

   4. El director comunicará, simultáneamente, al Ministerio Fiscal, a la Consejería competente en materia de educación y, en su caso, a la Consejería competente en materia de protección de menores, cualquier hecho que pudiera ser constitutivo de delito o falta, según las leyes penales vigentes, sin perjuicio de que se adopten las medidas cautelares o correctoras que procedan, teniendo en consideración lo que dispone el artículo 45 sobre concurrencia de sanciones con el orden jurisdiccional penal.

   El resto de funciones son las establecidas en la citada LOMCE.

 

6.2  Del Jefe de Estudios.

 

1. El jefe de estudios es el responsable directo, junto con el director, de la aplicación de las normas de convivencia y conducta. Por ello, deberá llevar control de las actuaciones llevadas a cabo por los alumnos contra las normas de convivencia, así como de las medidas correctoras impuestas, debiendo informar de ellas, a los padres o representantes legales de los alumnos si estos son menores de edad.

2. El jefe de estudios, por delegación del director y bajo su supervisión podrá, de acuerdo con lo dispuesto en el título III, imponer las medidas que se lleven a cabo en el centro, procurando siempre que el clima de convivencia no se vea alterado.

   El resto de funciones son las establecidas en la citada LOMCE.

 

6.3  Del profesorado.

 

    1. El claustro de profesores, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 129 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, tendrá conocimiento de la resolución de conflictos y la imposición de medidas correctoras, y velará por que estas se atengan a la normativa vigente. Asimismo, podrá proponer medidas e iniciativas que favorezcan la convivencia en el centro.

   2. Los profesores son los responsables, en primera instancia, de la prevención de conflictos y del respeto a las normas de convivencia y conducta, y contribuirán a que las actividades del centro se desarrollen en un clima de respeto, tolerancia, de participación y de libertad, para fomentar en los alumnos los valores de la ciudadanía democrática, conforme a lo establecido en el artículo 91.1 apartado g) de la citada ley.

   3. Los tutores coordinarán a los profesores que impartan docencia al grupo de alumnos de su tutoría y serán los intermediarios entre profesores, alumnos y padres, en su caso, cuando existan situaciones conflictivas que alteren la convivencia en el centro.

   4. Los orientadores educativos, en el marco de sus funciones, desempeñarán las siguientes actuaciones dirigidas a la mejora de la convivencia escolar: a) Asesoramiento al profesorado en la reducción y extinción de problemas de comportamiento y en estrategias de prevención de los mismos. b) Diseño de planes de actuación específicos para la mejora de la convivencia, dirigidos al alumnado que presente alteraciones graves de conducta. c) Colaboración con la jefatura de estudios en la adecuación del plan de acción tutorial al plan de convivencia del centro, impulsando y programando dentro del mismo la realización de actividades que favorezcan un buen clima de convivencia escolar, y la prevención y resolución pacífica de conflictos.

   5. Los profesores técnicos de servicios a la comunidad realizarán, en aquellos centros que cuenten con los mismos, las funciones propias de su especialidad relacionadas con la convivencia escolar, desarrollando actuaciones específicas de mediación y seguimiento del alumnado y sus familias.

   El resto de funciones son las establecidas en la citada LOMCE.

 

6.4  Del Consejo Escolar.

 

   El consejo escolar del centro, al amparo de lo dispuesto en el artículo 127 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, tendrá las siguientes competencias:

 

   a) Conocer la resolución de conflictos y velar por que se atengan a la normativa vigente.

   b) Proponer medidas e iniciativas que favorezcan la convivencia en el centro, la igualdad entre hombres y mujeres, la igualdad de trato y la no discriminación por las causas a que se refiere el artículo 84.3 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, la resolución pacífica de conflictos, y la prevención de la violencia de género.

   c) Cuando las medidas correctoras adoptadas por el director correspondan a faltas contra las normas convivencia del centro cometidas por los alumnos y tipificadas como graves o muy graves en los artículos 32 y 34, el consejo escolar, a instancia de padres y representantes legales podrá revisar la decisión adoptada y proponer, en su caso, las medidas oportunas.

 

   El consejo escolar podrá constituir una Comisión de Convivencia para realizar el seguimiento del plan de convivencia y de la resolución de conflictos o nombrar, a propuesta del director, a un Coordinador de Convivencia.

   La Comisión de Convivencia estará formada por el director, que será su presidente, el jefe de estudios, un profesor, un alumno y un padre o madre, elegidos por y entre los representantes de cada sector en el consejo escolar del centro.

   El Coordinador de Convivencia, en colaboración con el jefe de estudios, canalizará los ámbitos de prevención de conflictos, los procesos de mediación para la resolución pacífica de estos, así como la supervisión y el seguimiento de los alumnos que hayan incumplido las normas de convivencia.

   El resto de funciones son las establecidas en la LOMCE.

 

  1. 7.  PREVENCIÓN DE CONFLICTOS

 

      Es muy importante que todos los miembros de la comunidad escolar  conozcan las normas establecidas y se comprometan a respetarlas. Desde el primer día del curso, el alumnado debe saber lo que puede y no puede hacer, y las consecuencias que le puede traer el  incumplimiento de las normas.

   Las normas de convivencia básicas del centro se entregan a las familias al inicio del curso, además de al alumnado y se va recordando a lo largo del mismo, tanto por parte de los tutores como por medio de Boletines Informativos o charlas formativas.

   También se utilizarán los medios de comunicación más modernos, como la página web oficial del Colegio o el blog del mismo.

   La actuación inmediata de cualquier maestro/a ante un posible caso de la perturbación de la convivencia será fundamental para que esta no se produzca o no llegue a más, en este sentido, todo el profesorado debe sentirse como miembro importante e implicarse, no sólo con el alumnado al que imparte clase sino con todo el del Centro.

   La formación, tanto del profesorado, como de las familias también será otro punto importante ante la prevención de conflictos y la solución de estos si llegaran a producirse, es por ello que se propondrá la realización de un Curso de formación en el Centro por parte del profesorado y de actividades dirigidas a las familias fomentando la participación de las más necesitadas.

  

   Citando el artículo 24 del Decreto 16/2016, los centros educativos, en el ejercicio de la autonomía que les confiere el artículo 120.4 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, podrán adoptar, para evitar o impedir la comisión de conductas contrarias a las normas de convivencia, las medidas educativas de carácter preventivo que consideren oportunas.

 

     Estas medidas irán dirigidas a:

 

   a) La potenciación de un adecuado clima de convivencia en el centro.

   b) El desarrollo de contenidos y habilidades en las programaciones docentes para garantizar la promoción de valores cívicos y democráticos.

   c) La planificación del aprendizaje para la resolución pacífica y dialogada de los conflictos entre el alumnado del centro.

   d) La formación del personal del centro, y en su caso, de los componentes de los equipos de mediación, o de la comisión o del coordinador de convivencia, para el correcto ejercicio de sus funciones y actuaciones en materia de convivencia escolar.

   e) La coordinación entre el centro, las familias y las instituciones públicas competentes para la adopción de medidas preventivas y educativas.

   f) El diseño del plan de acción tutorial, con objetivos y contenidos concretos sobre convivencia escolar; habilidades sociales; educación en valores y aprendizajes que orienten las relaciones personales hacia la prevención de la violencia y la resolución pacífica de los conflictos.

 

   Las medidas educativas de carácter preventivo que adopten los centros habrán de ser razonables, adecuadas y proporcionadas y serán respetuosas con la integridad física y moral de los alumnos, con su dignidad personal y con el derecho al libre desarrollo de la personalidad.

 

   Los directores, así como los docentes en quienes ellos deleguen o tengan competencias para imponer medidas preventivas o correctoras, procurarán solucionar los problemas de convivencia del centro mediante alguna de las vías que, con carácter previo, sustitutivo o complementario, se señalan en este capítulo como alternativas a los procedimientos correctivos establecidos en el presente decreto, evitando, en la medida de lo posible, recurrir a los mismos.

 

 

  1. 8.    RESOLUCIÓN PACÍFICA DE CONFLICTOS

 

   Acuerdos y contratos de convivencia

 

   1. Conforme a lo dispuesto en el artículo 121.5 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, los centros promoverán compromisos educativos entre las familias o representantes legales y el propio centro en los que se consignen las actividades que padres, profesores y alumnos se comprometen a desarrollar para mejorar el rendimiento académico del alumno.

   2. En aquellos casos que lo requieran, se podrán establecer acuerdos o contratos de convivencia que contendrán, de forma clara y precisa, los compromisos, exigencias y obligaciones asumidos por las familias y los alumnos cuyo comportamiento disruptivo o perturbador atente contra la convivencia en el centro o dificulte su propio proceso educativo y el de sus compañeros. El proceso se llevará a cabo por iniciativa del tutor, con la supervisión del jefe de estudios, que velará por su efectivo cumplimiento, y con el visto bueno del director, que deberá determinar la conveniencia del acuerdo. El incumplimiento de los compromisos asumidos podrá suponer la aplicación de medidas correctoras, u otras de índole educativa, de las previstas en este decreto.

   3. En aquellos casos en que, además del acuerdo de convivencia, ya se hubiera iniciado un procedimiento de aplicación de medidas correctoras, y siempre que el director del centro lo considere conveniente, se podrá interrumpir provisionalmente la tramitación de dicho procedimiento o acordar la terminación convencional del mismo, procediendo al archivo de las actuaciones.

 

  Aulas de convivencia (Rincón de Convivencia)

 

  1. Los centros docentes, conforme a lo que establezcan en su plan de convivencia, podrán disponer de aulas de convivencia para atender, transitoria e individualmente, a aquellos alumnos que, con arreglo al mismo, sean destinatarios de esta medida educativa, bien por haberle sido impuesta una medida correctora por la comisión de faltas contra las normas de convivencia, o como medida para prevenir o evitar comportamientos disruptivos durante el desarrollo de la actividad docente.

   2. El plan de convivencia del centro establecerá los criterios de organización, las condiciones de uso, el profesorado que atenderá el aula de convivencia y las tareas educativas que deberá realizar el alumno durante su estancia en la misma, para evitar la interrupción en el proceso formativo.

   3. En estas aulas se favorecerá un proceso de modificación de conducta y de reflexión por parte del alumno sobre las circunstancias que han motivado su presencia en ella, de acuerdo con los criterios acordados por el claustro de profesores del centro, así como por el departamento de orientación o el equipo de orientación educativa, en su caso.

 

   La Mediación escolar

 

   1. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 132.f) de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, el director del centro favorecerá la convivencia en el centro y garantizará la mediación en la resolución de conflictos. La mediación escolar se utilizará como estrategia educativa para solucionar los conflictos entre las personas que integran la comunidad escolar, ya sea de forma exclusiva o complementaria con otras medidas que puedan adoptarse en cumplimiento de la legislación vigente. El director decidirá en qué casos resulta conveniente el uso de los procesos de mediación.

   2. Los centros docentes podrán favorecer la convivencia y la resolución de conflictos entre iguales mediante la figura del juez de paz educativo. Asimismo, podrán crear equipos de mediación escolar, que realizarán las funciones establecidas para los mismos en el plan de convivencia. Los equipos de mediación podrán estar constituidos por cualquier miembro de la comunidad educativa debidamente designado y autorizado por el director del centro. Para formar parte del equipo de juez de paz educativo, o del equipo de mediación escolar, los alumnos menores de edad precisarán de la autorización de sus padres o representantes legales. Los componentes de estos equipos podrán contar con formación específica en materia de conciliación, justicia restaurativa o mediación escolar según establezca la Administración pública.

   3. La puesta en práctica del proceso de mediación no supondrá la paralización ni la cancelación del procedimiento correctivo iniciado, salvo que así lo determine el director del centro, dejando constancia de tal circunstancia por escrito.

   4. Las actuaciones de mediación escolar podrán llevarse a cabo con carácter anticipado o con posterioridad a la aplicación de la medida preventiva o correctora que se hubiera acordado por el órgano competente para resolver. La persona mediadora comunicará por escrito al director del centro el resultado de la mediación, indicando cuando haya finalizado con acuerdo de las partes, si éste se hubiera cumplido.

   5. Una vez finalizado el proceso de mediación se tendrán en cuenta las siguientes acciones:

 

   a) Si finalizase con acuerdo entre las partes y existiera un procedimiento correctivo aún no concluido por la comisión de conductas contrarias a las normas de convivencia, el director del centro, una vez comprobado que se está cumpliendo o que ya se ha cumplido el acuerdo de mediación, podrá proponer la suspensión, la continuidad o el archivo del procedimiento, dejando constancia escrita de la decisión adoptada, a los efectos del cómputo de plazos establecidos para la prescripción de las medidas correctoras que hayan podido imponerse.

   b) Si la mediación finalizase sin acuerdo de las partes, o los acuerdos alcanzados fueran incumplidos, se comunicará por escrito al director del centro, que podrá decidir iniciar o continuar un procedimiento correctivo de conformidad con lo establecido en el título tercero.

   c) Cuando no haya sido posible llegar a un acuerdo por causas ajenas al alumno infractor esta circunstancia deberá ser tenida en cuenta como circunstancia paliativa de la responsabilidad del alumno, conforme a lo dispuesto en la letra e) del artículo 41.2.

 

 

  1. 9.    NORMAS DE CONVIVENCIA Y CONDUCTA

 

  1. Las normas de convivencia y conducta, establecen el régimen interno del centro y concretan:

 

   a) Los derechos y deberes de los alumnos.

   b) Las normas de comportamiento en clase y en el desarrollo de actividades lectivas, complementarias, extraescolares y servicios complementarios en cuanto a horarios y uso de las instalaciones y recursos; autorización para usar móviles y dispositivos electrónicos; indumentaria, higiene, alimentación, así como aquellas otras que se considere oportunas para el buen funcionamiento de las mismas.

   c) La tipificación de las conductas contrarias a las normas de convivencia y las medidas correctoras aplicables en caso de incumplimiento, conforme a lo establecido en el título III.

   d) Las actuaciones para la resolución pacífica de conflictos, con especial atención a las actuaciones de prevención de la violencia de género, igualdad y no discriminación.

 

   2. Las normas de convivencia y conducta podrán concretar y adecuar a la edad, características de su alumnado y nivel que estén cursando, los derechos y deberes reconocidos en este decreto, pero no podrán tipificar conductas objeto de corrección, ni establecer medidas correctoras no contempladas en el mismo.

 

   3. Los centros, dentro de su autonomía y en el marco de la legislación vigente, podrán establecer aquellas otras medidas preventivas que contribuyan a la mejora de la convivencia escolar.

 

   9.1 Derechos y deberes de los padres.

 

   Conforme a lo dispuesto en el artículo 4.2 de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, reguladora del Derecho a la Educación, a los padres o representantes legales de los alumnos, como primeros y principales responsables de la educación de sus hijos o representados, les corresponde:

 

   a) Adoptar las medidas necesarias, o solicitar la ayuda correspondiente en caso de dificultad, para que sus hijos o representados cursen las enseñanzas obligatorias y asistan regularmente a clase.

   b) Proporcionar, en la medida de sus disponibilidades, los recursos y las condiciones necesarias para el progreso escolar.

   c) Estimularles para que lleven a cabo las actividades de estudio que se les encomienden.

   d) Participar de manera activa en las actividades que se establezcan en virtud de los compromisos educativos que los centros establezcan con las familias, para mejorar el rendimiento de sus hijos.

   e) Conocer, participar y apoyar la evolución de su proceso educativo, en colaboración con los profesores y los centros.

   f) Respetar y hacer respetar las normas establecidas por el centro, la autoridad y las indicaciones u orientaciones educativas del profesorado.

   g) Fomentar el respeto por todos los componentes de la comunidad educativa.

 

 9.2 Derechos de los alumnos.

 

    1. Todos los alumnos disfrutarán de los derechos básicos recogidos en el artículo 6.3 de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, sin más distinciones que las derivadas de su edad y del nivel que estén cursando, conforme a las normas de convivencia y conducta establecidas por el centro. Los centros favorecerán igualmente el ejercicio del derecho de asociación de los alumnos y facilitarán el derecho de reunión de los mismos reconocidos por los artículos 7 y 8 de la citada ley.

   2. Cuando no se respeten los derechos de los alumnos o cuando cualquier miembro de la comunidad educativa impida el efectivo ejercicio de los mismos y, sin perjuicio de la aplicación de los mecanismos de reacción que frente a su vulneración arbitra el presente decreto, el director adoptará las medidas que procedan conforme a lo dispuesto en la legislación vigente, previa audiencia de los interesados y consulta, en su caso, a otros órganos del centro, dando posterior comunicación al consejo escolar.

 

 

   9.3 Deberes de los alumnos.

 

   1. Conforme a lo dispuesto en el artículo 6.4 de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio, son deberes básicos de los alumnos:

 

   a) Estudiar y esforzarse para conseguir el máximo desarrollo según sus capacidades.

   b) Participar en las actividades formativas y, especialmente, en las escolares y complementarias.

   c) Seguir las directrices del profesorado.

   d) Asistir a clase con puntualidad.

   e) Participar y colaborar en la mejora de la convivencia escolar y en la consecución de un adecuado clima de estudio en el centro, respetando el derecho de sus compañeros a la educación y la autoridad y orientaciones del profesorado.

   f) Respetar la libertad de conciencia, las convicciones religiosas y morales, y la dignidad, integridad e intimidad de todos los miembros de la comunidad educativa.

   g) Respetar las normas de organización, de conducta y convivencia del centro educativo.

   h) Conservar y hacer un buen uso de las instalaciones del centro y materiales didácticos.

 

   2. Todos los alumnos están obligados a respetar al profesor en el ejercicio de sus funciones, a respetar su autoridad, a cumplir las normas y seguir las pautas establecidas por el profesor para hacer posible la organización del aula, el trabajo sistemático y la mejora del rendimiento.

 

   9.4   Derechos del profesor en el ejercicio de la función docente.

 

   1. Todos los docentes de la Región de Murcia gozarán de los derechos que les atribuye el artículo 4 de la Ley 1/2013, de 15 de febrero, de Autoridad Docente de la Región de Murcia, en el desempeño de sus funciones.

   

   2. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 124.3 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, los miembros del equipo directivo y los profesores y profesoras serán considerados autoridad pública. En los procedimientos de adopción de medidas correctoras, los hechos constatados por profesores, profesoras y miembros del equipo directivo de los centros docentes tendrán valor probatorio y disfrutarán de presunción de veracidad «iuris tantum» o salvo prueba en contrario, sin perjuicio de las pruebas que, en defensa de los respectivos derechos o intereses, puedan señalar o aportar los propios alumnos y alumnas.

  

   3. El profesorado deberá contar con la colaboración de los padres o representantes legales en el cumplimiento de las normas de convivencia y conducta por parte de sus hijos o representados.

 

 

 

   9.5 Deberes del profesor en materia de convivencia escolar.

 

   Todo docente, en el ejercicio de su autoridad, es responsable de propiciar un buen clima de convivencia que permita el correcto desarrollo de las actividades educativas organizadas por el centro y el mantenimiento, dentro del aula, de las normas de conducta establecidas para llevar a cabo el proceso educativo. Por ello, tendrá el deber de respetar y de hacer que se respeten las normas de convivencia del centro y de corregir, en el ámbito de sus competencias, cualquier comportamiento que, cometido por el alumnado, atente o contravenga las mismas.

 

   9.6 Conductas contrarias a las normas de convivencia y medidas educativas a adoptar

 

   Las conductas contrarias a las normas de convivencia se clasifican en faltas leves, graves y muy graves. La tipificación de las mismas, así como de las medidas correctoras correspondientes, deberá figurar en las normas de convivencia y conducta del centro y se atendrán a lo dispuesto en el presente decreto.

 

   Se consideran faltas leves contra las normas de convivencia en el centro las siguientes conductas, cuando por su entidad no llegaran a tener la consideración de faltas graves o muy graves:

 

   a) Las faltas injustificadas de puntualidad o de asistencia a clase.

   b) Las conductas que puedan impedir o dificultar a sus compañeros el ejercicio del derecho o el cumplimiento del deber del estudio, el comportamiento disruptivo y los actos que perturben el desarrollo normal de las actividades del centro.

   c) La asistencia reiterada a clase sin el material necesario.

   d) No esforzarse por realizar las actividades de aprendizaje indicadas por el profesor.

   e) No trasladar a sus padres o representantes legales la información del centro dirigida a ellos.

   f) El uso, sin autorización, de teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos en las aulas u otras dependencias del centro.

   g) Los actos de indisciplina, desobediencia, incorrección o desconsideración hacia el profesor o demás personal del centro, cuando por su entidad no sean considerados graves.

   h) La desconsideración, insultos o agresiones entre compañeros, cuando por su entidad no sean consideradas graves.

   i) Los daños leves causados en las instalaciones o el material del centro, así como el deterioro de las condiciones de limpieza e higiene del mismo.

   j) Los daños leves causados en los bienes o pertenencias de los miembros de la comunidad educativa, así como la apropiación indebida de material escolar de escaso valor.

   k) La incitación o estímulo a la comisión de una falta leve contra las normas de convivencia del centro.

   l)  El incumplimiento de las normas establecidas por el centro en cuanto a indumentaria, higiene, alimentación, horarios y uso de instalaciones y recursos, así como aquellas otras establecidas en sus normas de convivencia y conducta.

 

   Las faltas leves contra las normas de convivencia en el centro podrán ser corregidas con hasta dos de las siguientes medidas educativas:

 

   a) Situar temporalmente al alumno en un lugar determinado dentro del aula o enviarlo al espacio, que, en su caso, pueda tener habilitado el centro en su plan de convivencia.

   b) Realización de actividades de aprendizaje e interiorización de pautas de conductas correctas.

   c) Amonestación por escrito, con posterior comunicación a los representantes legales, en caso de los menores de edad.

   d) Comparecencia inmediata ante la jefatura de estudios o el director del centro.

   e) Retirada del teléfono móvil o del dispositivo electrónico que haya sido utilizado por el alumno, de forma no autorizada, que será custodiado en las condiciones establecidas en las normas de funcionamiento del centro hasta que sus padres o representantes legales lo recojan en el mismo.

   f) Privación del tiempo de recreo por un periodo máximo de cinco días lectivos. Durante ese tiempo el alumno permanecerá debidamente atendido.

   g) Realización en casa de tareas educativas o actividades de carácter académico para el alumno.

   h) Realización, dentro de la jornada escolar y durante un máximo de cinco días lectivos, de tareas específicas dirigidas a mejorar las condiciones de limpieza e higiene del centro como fórmula de reparación del daño causado a las dependencias o material del centro, o de cualquier miembro de la comunidad educativa.

   i) Realización de un curso o taller de habilidades sociales programado por el centro para aquellos alumnos que requieran esta medida reeducativa.

   j) Suspensión del derecho a participar en alguna actividad extraescolar o complementaria que tenga programada el centro, previo informe del profesor encargado de su desarrollo y una vez oído el alumno y sus padres o representantes legales, si es menor de edad.

   k) Cambio de grupo por un periodo máximo de cinco días lectivos.

   l) Realización de tareas educativas en el aula de convivencia, o en el lugar determinado por el centro en su plan de convivencia, durante un máximo de cinco días lectivos.

   m)  Realización, fuera del horario lectivo y durante un máximo de cinco días, de una tarea o un servicio a la comunidad educativa como fórmula de reparación del daño causado. Esta medida deberá comunicarse previamente a los padres o representantes legales en el caso del alumnado menor de edad.

  

   Conforme a lo dispuesto en el artículo 132 f) de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, las faltas leves contra las normas de convivencia serán corregidas por el director que, de acuerdo con lo dispuesto en las normas de convivencia y conducta del centro, podrá delegar en las personas que se indican a continuación:

 

   a) Los profesores, oído el alumno, y dando cuenta al tutor y a jefatura de estudios, para la imposición de las medidas previstas en las letras a), b), c), d), e) y f) del número anterior.

   b) El tutor, tras oír al alumno, a la persona que, en su caso, haya presenciado los hechos, y dando cuenta a jefatura de estudios, para la imposición de las mismas medidas que el profesor, y además, para las previstas en las letras g) y h) del número anterior.

   c) El jefe de estudios, tras oír al alumno y su profesor o tutor, para la imposición de las mismas medidas que el profesor y el tutor, y además, para las previstas en las letras i), j), k), l) y m) del número anterior.

 

   Las decisiones de adoptar medidas correctoras por la comisión de faltas leves contra las normas de convivencia, conforme a lo dispuesto en el artículo 124.2 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, serán inmediatamente ejecutivas.

 

   La imposición de las medidas correctoras previstas en el artículo anterior deberá ser comunicada por escrito al alumno, y en caso que este sea menor de edad, también a sus padres o representantes legales. El traslado a los padres o representantes legales de la comunicación se podrá realizar mediante la entrega personal al alumno de la misma, que deberá firmar un recibí y devolverla firmada por sus padres o representantes legales el día lectivo siguiente al de su entrega. Cuando en función de las características o la edad del alumno se considere necesario, se podrá contactar, además, con los padres o representantes legales por cualquier otro medio con el fin de asegurar la recepción de la comunicación por los mismos.

 

   Se consideran faltas graves contra las normas de convivencia en el centro las siguientes conductas, cuando por su entidad no llegaran a tener la consideración de faltas muy graves:

 

   a) La comisión de una falta leve tras haber sido corregido el alumno durante el curso por la comisión de tres faltas leves.

   b) El incumplimiento de la medida correctora adoptada ante la comisión de faltas leves contra las normas de convivencia, salvo que el incumplimiento se deba a causas ajenas al propio alumno, o, en su caso, la negativa a cumplir los acuerdos alcanzados en el proceso de mediación escolar o en los contratos de convivencia.

   c) La grabación o difusión, sin autorización, a través de teléfonos móviles o de cualquier otro medio, soporte o dispositivo electrónico o telemático, de imágenes o comentarios que guarden relación con la vida escolar.

   d) Los actos graves de indisciplina, incorrección o desconsideración, injuria u ofensa contra el personal del centro o encargado de las actividades extraescolares o servicios complementarios.

   e) Las amenazas, insultos o actos violentos entre compañeros que no causen un daño grave

   f) Los actos de falta de respeto, amenazas, insultos, coacciones o agresión cometidos contra el profesorado, cuando por su entidad y circunstancias no sean considerados como muy graves, así como aquellos que pudieran causar grave perjuicio a la integridad, dignidad o a la salud personal de cualquier miembro de la comunidad educativa.

   g) Copiar en los exámenes, trabajos o pruebas de evaluación, consultando o plagiando los trabajos o ejercicios de otros alumnos, u obteniendo, en el caso de los exámenes y pruebas de evaluación, información de libros de texto, apuntes o dispositivos electrónicos o telemáticos

   h) La suplantación de personalidad en actos de la vida académica y la falsificación o sustracción de pruebas de evaluación, documentos académicos, boletines de calificaciones o cualquier otro documento de notificación a los padres o representantes legales, en el caso de alumnos menores de edad.

   i) El acceso indebido o sin autorización a ficheros, documentación y dependencias del centro.

   j) Los daños graves causados en los documentos, locales o materiales del centro, transporte escolar, instalaciones donde se desarrollen actividades complementarias o extraescolares, o en los bienes de otros miembros de la comunidad educativa, así como la sustracción de los mismos.

   k) Las actuaciones perjudiciales para la salud y la integridad personal de los miembros de la comunidad educativa, así como la introducción en el centro de objetos peligrosos.

   l) El consumo dentro del recinto del centro, en los alrededores o en el desarrollo de actividades complementarias o extraescolares de alcohol, drogas y de cualquier tipo de sustancias perjudiciales para la salud.

   m) Las conductas tipificadas como leves contra las normas de convivencia del centro, recogidas en el artículo 29, si concurren circunstancias de colectividad o publicidad intencionada por cualquier medio.

   n) La incitación o el estímulo a la comisión de una falta grave contra las normas de convivencia.

 

   En el supuesto previsto en la letra c) y g) del apartado anterior se procederá a la retirada del teléfono móvil, o dispositivo electrónico o similar que haya sido utilizado por el alumno para grabar, difundir las imágenes o copiar, que le será devuelto según el procedimiento establecido en el plan de convivencia del centro.

 

   En el supuesto de lo previsto en la letra g) del apartado 1 de este artículo el alumno que copie o plagie podrá ser corregido con alguna de las medidas previstas para las faltas leves o graves previstas en este decreto, sin perjuicio de las consecuencias académicas que, conforme a la normativa correspondiente en materia de evaluación, puedan derivarse de la anulación, total o parcial, del trabajo, examen o prueba de evaluación en que haya sido sorprendido copiando.

 

   Las faltas graves contra las normas de convivencia en el centro podrán ser corregidas, con alguna de las medidas previstas para las faltas leves, o con una de las siguientes medidas educativas:

 

   a) Cambio de grupo por un periodo máximo de quince días lectivos.

   b) Realización de tareas educativas en el aula de convivencia del centro, o en su defecto en el lugar que se determine, durante un máximo de quince días lectivos.

   c) Realización, fuera del horario lectivo y durante un máximo de quince días, de una tarea o un servicio a la comunidad educativa como fórmula de reparación del daño causado. Esta medida deberá comunicarse previamente a los padres o representantes legales en el caso del alumnado menor de edad.

   d) Suspensión del derecho a participar en determinadas actividades extraescolares o complementarias que tenga programada el centro en los tres meses siguientes a la comisión de la falta grave contra las normas de convivencia.

   e) Suspensión del derecho a la utilización del transporte escolar del centro durante un periodo máximo de quince días lectivos, cuando la conducta contraria haya sido cometida en el transporte escolar, siempre que en función de la edad o de la existencia de transporte público alternativo el alumno no se viera imposibilitado de acudir al centro.

   f)  Suspensión del derecho de asistencia a determinadas clases por un periodo máximo de quince días lectivos. Durante la impartición de estas clases el alumno deberá permanecer en el centro efectuando los trabajos académicos que se le encomienden, por parte del profesorado responsable del área, materia o módulo afectado, para evitar la interrupción en el proceso formativo. El jefe de estudios organizará la atención al alumno al que le haya sido impuesta esta medida correctora, según lo dispuesto en las normas de funcionamiento.

   g) Suspensión del derecho de asistencia al centro durante un periodo comprendido entre uno y quince días lectivos. Durante el tiempo que dure la suspensión, el alumno deberá realizar los trabajos académicos que determine el equipo docente de su grupo de referencia, para evitar la interrupción en el proceso formativo. Las normas de convivencia y conducta del centro determinarán los mecanismos que posibiliten un adecuado seguimiento de dicho proceso, especificando el horario de visitas al centro del alumno y garantizando siempre el derecho del alumno a realizar las pruebas de evaluación o exámenes que se lleven a cabo durante los días que dure la suspensión.

 

   El director impondrá las medidas correctoras previstas en el apartado anterior, amparado en la competencia que le atribuye el artículo 132.f) de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, pudiendo delegar en el jefe de estudios la imposición de las medidas correctoras previstas en las letras a), b), c) y d) del mismo.

 

   Para la aplicación de las medidas correctoras por faltas graves contra las normas de convivencia se seguirá el procedimiento establecido en el capítulo IV del título III.

 

   Se consideran faltas muy graves contra las normas de convivencia en el centro las siguientes conductas:

 

   a) La comisión de una falta grave tras haber sido corregido el alumno durante el curso por la comisión de dos faltas graves.

   b) El incumplimiento de la medida correctora adoptada ante la comisión de faltas graves contra las normas de convivencia, salvo que el incumplimiento se deba a causas ajenas al propio alumno.

   c) Las amenazas, insultos y agresiones o actos violentos entre compañeros que causen un daño grave, así como los actos que atenten gravemente contra la integridad, intimidad o dignidad de los compañeros o demás miembros de la comunidad educativa.

   d) Los actos graves de agresión, insultos, amenazas o actitudes desafiantes cometidos hacia los profesores y demás personal del centro, así como el acoso físico o moral, realizado por cualquier vía o medio, contra los miembros de la comunidad educativa.

   e) Las vejaciones, humillaciones, discriminaciones u ofensas muy graves contra cualquier miembro de la comunidad educativa, que tengan como origen o consecuencia una discriminación o acoso basado en el sexo, orientación o identidad sexual, o un origen racial, étnico, religioso, de creencias o de discapacidad, o que se realicen contra el alumnado más vulnerable por sus características personales, sociales o educativas

   f) La grabación, publicidad o difusión, a través de teléfono móvil o de cualquier otro medio, soporte o dispositivo electrónico o telemático, de agresiones, actos que tengan un componente sexual, humillaciones o actos violentos, que guarden relación con la vida escolar o que atenten contra la intimidad, el honor, la integridad o dignidad de algún miembro de la comunidad educativa.

   g) Los daños muy graves causados en los documentos, locales o materiales del centro, transporte escolar, instalaciones donde se desarrollen actividades complementarias o extraescolares, o en los bienes de otros miembros de la comunidad educativa.

   h) La venta en el centro de sustancias perjudiciales para la salud, o la incitación de su consumo a otros alumnos, así como la incitación al uso de objetos peligrosos para la integridad personal de los miembros de la comunidad educativa.

   i) La posesión o venta de sustancias estupefacientes.

 

   Las faltas muy graves contra las normas de convivencia y conducta en el centro podrán ser corregidas, con alguna de las medidas previstas para las faltas leves y graves, o con una de las siguientes medidas correctoras:

 

   a) Suspensión del derecho de asistencia al centro durante un periodo comprendido entre dieciséis y treinta días lectivos. Durante el tiempo que dure la suspensión, el alumno deberá realizar los trabajos académicos que determine el profesorado que le imparte docencia, para evitar la interrupción en el proceso formativo. Las normas de convivencia y conducta del centro determinarán los mecanismos que posibiliten un adecuado seguimiento de dicho proceso, especificando el horario de visitas al centro del alumno y garantizando siempre el derecho del alumno a realizar las pruebas de evaluación o exámenes que se lleven a cabo durante los días que dure la suspensión.

   b) Suspensión del derecho a la utilización del transporte escolar del centro durante todo el curso académico, cuando la conducta contraria haya sido cometida en el transporte escolar, siempre que en función de la edad o de la existencia de transporte público alternativo el alumno no se viera imposibilitado de acudir al centro.

   c) Suspensión del derecho a participar en actividades extraescolares o complementarias durante todo el curso académico.

   d) Cambio de centro, cuando se trate de un alumno de enseñanza obligatoria. e) Expulsión del centro.

 

   De conformidad con lo establecido en el artículo 124.2, tercer párrafo de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, la conducta tipificada en el artículo 34, letra e) llevará asociada, como medida correctora la expulsión, temporal o definitiva, del centro.

 

   La medida correctora de expulsión o cambio de centro, se acordará con carácter excepcional, una vez agotadas todas las medidas adoptadas para el alumno en aplicación del plan de convivencia del centro, o cuando concurran circunstancias que la hagan necesaria. El director del centro deberá exponer las razones que, a su juicio, justifican o exigen que el alumno sea trasladado o expulsado del mismo y motivar, en su resolución, la necesidad de la medida.

 

   Cuando se imponga la medida de expulsión o cambio de centro a un alumno de enseñanza obligatoria, la comisión de escolarización correspondiente procurará al mismo un puesto escolar en otro centro docente. En el supuesto de que un alumno haya sido corregido con la medida de cambio o expulsión del centro, no se volverá a escolarizar en el mismo centro o centros en los que se le aplicó esta medida en el plazo de los doce meses siguientes a su aplicación. 5. Cuando el alumno cambie voluntariamente de centro antes del cumplimiento de la medida correctora que le haya sido impuesta, deberá terminar de cumplir la misma en el nuevo centro, salvo que la medida correctora impuesta fuera el cambio de centro. A tal fin se acompañará, con los documentos básicos de evaluación, un informe con las medidas educativas que estén pendientes de cumplir, salvaguardando los datos del alumno que exijan confidencialidad o sean objeto de privacidad o protección.

 

   El procedimiento para la imposición de medidas correctoras por faltas graves o muy graves será el dispuesto en el Capítulo IV del Título III del Decreto 16/2916 de Convivencia.

 

 

  1. 10.   NORMAS DE ORGANIZACIÓN Y FUNCIONAMIENTO

 

   Los centros educativos, conforme a lo establecido en el artículo 120 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, dispondrán de autonomía para elaborar y aplicar sus propias normas de organización y funcionamiento así como la organización de los espacios y el uso de sus instalaciones y servicios en el marco de la legislación vigente. En base a ello se establecen las siguientes normas:

 

   10.1 La Comisión de Convivencia, regulada por el art. 20 del R.D. 82/1996 estará constituida por el Director, Jefe de Estudios y un representante de cada uno de los siguientes sectores: profesorado, familias y alumnos/as. Asume por delegación del Consejo Escolar las competencias en materia de disciplina para agilizar los trámites y aplicación de sanciones, con la excepción de los casos de expediente disciplinario.

     En reunión de Consejo Escolar celebrada el día 4 de julio de 2018 se corroboró la composición de la actual Comisión de Convivencia, formada por los siguientes representantes: Director (D. Miguel Aroca Bernal), Jefe de Estudios (Gustavo Saorín Avilés), Representante de los Padres (Juan Antº López) y representante del profesorado (Mª José Garrido Garrido).

 

   10.2 Son competencias de la Comisión de Coordinación Pedagógica:            

- Establecer las directrices generales para la elaboración y revisión de los proyectos curriculares de etapa.

     - Elaborar la propuesta de organización de la orientación educativa y del plan de acción tutorial.

- Elaborar la propuesta de criterios y procedimientos previstos para realizar las adaptaciones curriculares adecuadas a los alumnos con necesidades educativas especiales.

- Proponer al claustro de profesores el plan para evaluar el proyecto curricular de cada etapa, los aspectos docentes del proyecto educativo y la programación general anual, la evolución del aprendizaje y el proceso de enseñanza.

Actuará como secretario-a el docente de menor edad.

   10.3 Son competencias de los tutores.

 

     - Desarrollar el plan de acción tutorial y de orientación, en coordinación con la jefatura de estudios.

     - Evaluar, promocionar al alumnado en colaboración con los padres.

     - Atender a las dificultades del alumnado y facilitar la integración.

     - Facilitar las condiciones para la enseñanza, motivar, encauzar soluciones a problemas, facilitar la cooperación, atender al alumnado en los periodos de recreo,...

     - Coordinarse con el resto del profesorado para esta labor.

     Cada grupo tendrá un maestro-a tutor que será designado por el director a propuesta del Jefe de Estudios, que deberá cumplir con las instrucciones de la Consejería de Educación y con los siguientes criterios determinados por el profesorado:

Permanencia del maestro con el mismo grupo en todo el tramo.                            

Experiencia en el tramo y formación.

Necesidades del centro.

Considerar las características personales del profesorado que, por causa de salud u otras importantes, puedan influir negativamente en el proceso educativo.

   10.4 Equipo de Atención a la Diversidad y de Apoyo.

 

     Formado por el Jefe de Estudios, el representante del E.O.E.P. (Equipo de Orientación Educativa Psicológica y Pedagógica), los maestros especialistas de Pedagogía Terapéutica, Audición y Lenguaje y los coordinadores pedagógicos.

          Sus funciones son:

-      Orientar y asesorar a los órganos de gobierno, de participación y de coordinación docente en todo lo que respecta a la atención a la diversidad del alumnado.

-      Elaborar anualmente la propuesta concreta del plan de atención a la diversidad.

-      Colaborar con el jefe de estudios en el desarrollo de las medidas organizativas y metodológicas que faciliten la puesta en práctica del plan de atención a la diversidad.

-      Realizar reuniones periódicas con el profesorado para asegurar el adecuado seguimiento de la respuesta educativa que se le da al alumnado.

-      Potenciar al profesorado en estrategias adecuadas para que intervenga eficazmente en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

-      Asesorar a los maestros tutores y a los equipos docentes en lo que respecta a la acción tutorial con los padres del alumnado.

-      Intervenir directa e indirectamente en coordinación con el profesorado con los alumnos de necesidades específicas de apoyo educativo, de apoyo ordinario prioritario y de refuerzo.

 

   10.5 Competencias del Coordinador pedagógico.

   - Participar en la elaboración del Proyecto Curricular de Etapa y elevar a la Comisión de    Coordinación Pedagógica las propuestas formuladas desde su Tramo    

      - Coordinar las funciones de tutoría de los alumnos del Tramo.

     - Aquellas otras funciones encomendadas por el Jefe de Estudios en el área de su competencia, especialmente aquellas relativas a refuerzos educativos, adaptaciones curriculares y de actividades complementarias.

     Podrá el coordinador-a cesar de su cargo antes de finalizar su mandato si renuncia justificadamente y esta es aceptada por el Director o a revocación del mismo Director a propuesta del Equipo de Tramo mediante informe razonado y con audiencia del afectado.

 

  10.6 Competencias de los equipos de Tramo.

     Formular propuestas al Equipo Directivo y al Claustro sobre el PE y la PGA y a la Comisión de Coordinación Pedagógica sobre las Programaciones Docentes.

     Mantener actualizada la metodología didáctica.

     Organizar y realizar las actividades complementarias y extraescolares.

     El coordinador-a de cada Tramo será voluntario y rotativo, elegido por la dirección del Centro una vez oído el equipo de Tramo y con duración de un curso académico, al menos. Deberá impartir docencia en el Tramo y será preferentemente con horario completo y que lleve varios años en el Centro.

 

   10.7 Otras funciones de coordinación.

 

     Se podrán adjudicar otras funciones de coordinación en función de las  actividades programadas cada Curso y de lo que marque la ley en cada caso. Entre otras las siguientes:

Coordinador-a de Actividades Deportivas: Deporte en Edad Escolar.

Coordinador-a de Convivencia.

Representante del Centro en el Centro de Profesores y de Recursos.

Responsable de la Biblioteca.

Coordinador del “Banco de Libros”.

Responsable de Comedor (voluntario).

Responsable de los Medios Informáticos.

Responsable del Plan de Salud.

Responsable de Promoción de la Igualdad.

Responsables de los proyectos de innovación que se lleven a cabo.

     Estos cargos serán, en principio, voluntarios y rotativos cada año.

     En el horario de las personas que realicen estos cargos se tendrá en cuenta su dedicación y la labor realizada.

 

 

10.8 Otros deberes de profesorado.

   a.- Todo maestro/a se presentará en el Centro con la suficiente antelación para hacerse cargo de su grupo de alumnos/a, a quienes acompañará hasta el aula. El responsable principal de acompañar al alumnado será aquel que deba impartir la primera sesión con el mismo, procurando el tutor/a colaborar con estos para un adecuado acceso al aula y para que ningún grupo acceda si no es en compañía de algún docente.

   b.- Será responsable de los alumnos/as a su cargo durante todo el horario escolar, recordando especialmente a los tutores del alumnado de Educación Infantil y I Tramo de Primaria que deben hacerse cargo de estos hasta que no vengan a recogerlos las personas autorizadas para ello al finalizar la jornada lectiva, dándose como “tiempo de cortesía” 15 minutos, intentando contactar telefónicamente con los padres o tutores durante ese tiempo y en caso de no haber contactado, se entenderá que son niños cuyos padres no están localizables en ese momento y serán entregados personalmente al personal de la Comisaría de Policía o del Cuartel de la Guardia Civil. En el caso de que se reitere esta actitud de las familias se deberá dar parte a los Servicios Sociales para que tomen las medidas oportunas.

   c.- Todo maestro/a del Centro, ante cualquier falta que presencie, intervendrá en el acto y decidirá lo conveniente, comunicando la falta si lo cree conveniente al tutor/a del alumno/a en cuestión para que aplique lo establecido en el presente Plan.

   d.- Cada maestro/a es responsable de la buena marcha de su clase ante el claustro.

   e.- Todo maestro/a contribuirá al prestigio del Colegio con el cumplimiento de sus obligaciones.

   f.- Los maestros/as vigilarán, sin excusa ni pretexto, a los alumnos/as durante el tiempo de recreo, cumpliendo con las siguientes  normas:

-          Permanecerán cerradas todas las puertas de los edificios, excepto la del principal para facilitar el contacto con el resto del profesorado y de dependencias.

-          Ningún alumno-a podrá permanecer dentro del aula en los recreos a no ser que esté en todo momento acompañado por un maestro-a.

-          Al finalizar el periodo de recreo, ningún alumno-a podrá ir al aseo a no ser con permiso del tutor-a  (para ello dispone antes de 30 minutos).

-          Los maestros-as de cada turno serán los encargados de mantener el orden en las filas, en colaboración con el resto de tutores y especialistas a quienes les corresponda impartir clase a cada uno de los grupos respectivamente.

-          El profesorado especialista que imparte clase en Educación Infantil refuerza los turnos de recreo en dicho patio, aunque con tendencia a que siempre haya un maestro de cada nivel por las características tan particulares de estas edades y la conveniencia de que haya siempre a su cargo alguien conocido.

-          Para la consecución del buen hábito de no correr y no gritar por los pasillos, debe involucrarse todo el profesorado como una tarea educativa.

-          El Equipo Directivo o el PAS serán los encargados de conectar el aparato de megafonía con las músicas indicativas de las entradas y las salidas.

-          En caso de ausencia del Conserje, cualquier maestro/a tendrá la obligación de abrir la puerta de entrada al centro, observando con atención que no salga ningún alumno-a aprovechándose de la circunstancia y siempre que sea en horario de atención al público.

-          El profesorado se distribuirá por el patio, vigilando todas las zonas del mismo. Al respecto, se organizarán turnos para realizar estas funciones.

-          En los días de lluvia o mal tiempo, el alumnado permanecerá en las aulas, en compañía de los maestros que el Jefe de Estudios establezca a principio de Curso, de manera que todo el profesorado pueda disponer al menos diez minutos para realizar sus necesidades.

   g.- Cada maestro/a tendrá en cuenta la respectiva singularidad e individualidad del alumno/a, debiendo actuar en consecuencia.

   h.- Deberá respetar a los alumnos/as, evitando maltratarles de palabra y de hecho.

   i.- El maestro tutor deberá acompañar a su grupo de alumnos a todas aquellas actividades extraescolares que este haya programado.

   j.- Todo maestro/a cuidará de mantener en perfecto estado el material escolar a su cargo.

   k.- Asistirá a todas las reuniones reglamentarias a las que sea citado.

   l.- Mantendrá relaciones periódicas con las familias de los alumnos, a fin de que exista un clima de colaboración y entendimiento entre unos y otros.

   m.- El profesorado tutor vigilará especialmente que su alumnado asiste con puntualidad a diario, debidamente vestido y aseado y que lleva un almuerzo correcto para el tiempo de recreo. En caso contrario, este deberá comunicarlo al Equipo Directivo por si es necesaria la intervención de los Servicios Sociales de la localidad. En todo caso, deberá cumplir con lo establecido en el Plan de Absentismo.

   n.- En lo referente al trabajo que los alumnos han de realizar en casa, se procurará que no sean excesivos, evitando hacer coincidir varias áreas a diario..

   o.- Ningún maestro/a podrá ausentarse del Colegio, sin motivos justificados, antes de finalizar su jornada escolar.

   p.- En caso de tener que ausentarse justificadamente, lo comunicará a la Dirección o a Jefatura de Estudios. En las ausencias, las clases quedarán debidamente atendidas.

   q.- El profesorado deberá comunicar al Jefe de Estudios la realización de cualquier actividad de “cómputo mensual” con el fin de facilitarle a éste el seguimiento de las mismas.

   r.- Las propias faltas de asistencia que no se puedan prever con antelación, se comunicarán a la Dirección del Centro o Jefatura de Estudios lo antes posible, para adoptar las medidas oportunas de sustitución.

   s.- Llevará un seguimiento diario de la asistencia del alumnado de su tutoría a fin de prever el absentismo escolar y a la finalización de cada mes, pasará informe de las faltas de asistencia al Jefe de Estudios.

   t.- El profesorado, aunque no tiene la obligación de realizar tareas que la AMPA del Centro determine, colaborará en aquellas en las que se considera importante su participación, tales como el reparto de citaciones para las asambleas  de padres o el reparto e información sobre las actividades extraescolares en horario de tarde y todas las que cada maestro considere oportunas.

   u.- Ante situaciones que impliquen alteraciones del estado de la salud del alumnado, el profesorado deberá atenerse al protocolo establecido por la Consejería de Educación, actuando del siguiente modo: 1) Proteger, 2) Avisar al Servicio Médico de Urgencias o Trasladar si ello no implica perjuicio, 3) Socorrer (aplicando primeros auxilios) y llamar a la familia, habiendo reconocido y asumido esta que el personal docente no está capacitado ni obligado a la práctica sanitaria, siendo conscientes de la buena fe del profesorado en mantener y mejorar la salud del alumno/a y de aplicar los primeros auxilios necesarios.

  

   10.9 Otros deberes del alumnado.

   a.- Esforzarse en los trabajos y presentaciones.

   b.- Participar en las actividades activamente.

   c.- Acudir a clase con ilusión y ganas de aprender y ser mejor.

   d.- Contribuir a que el aula sea lugar agradable de trabajo y de convivencia.

   e.- Atender a las explicaciones del maestro/a y no interferir negativamente.

  f.- Usar las papeleras y servicios adecuadamente.

   g.- Cuidar el aseo personal.

   h.- Respetar a los maestros/as.

   i.- Ir ordenadamente por los pasillos, a la hora de entrar y salir de clase, especialmente cuando el resto de grupos se encuentra realizando sus tareas (entradas y salidas antes y después de las clases de Educación Física o del Aula de Informática).

   j.- Evitar permanecer en el aula si no es en compañía del profesorado.

   k.- Entregar en casa todas aquellas notificaciones del Colegio (Boletines, notificaciones, informes, citaciones,…).

   l.- Cuidar la imagen del Centro en la realización de actividades extraescolares fuera del mismo, extremando el comportamiento correcto durante las mismas, especialmente en el autobús y en los lugares visitados.

   En la participación del sector ALUMNOS/AS se consideran los siguientes aspectos:

1.- Se da fundamentalmente a nivel de aula, preferentemente en el ámbito de su tutoría, bien de forma individual o colectiva (en asamblea).

2.- Cada asamblea de aula elige a su delegado/a y a un subdelegado/a que le ayudará en las labores de su representatividad o le sustituirá en caso de ausencia.

3.- Para recoger impresiones del alumnado se reunirán cuando se considere oportuno y dinamizado por el Jefe-a de Estudios los delegados de I y II Tramo de Primaria, que llevarán las aportaciones recogidas en su asamblea de grupo de clase.

4.- Los alumnos/as a título individual o colectivo pueden colaborar en distintas actividades o servicios organizados por el Centro: biblioteca, mantenimiento, festivales, deportes,...., siempre bajo la tutela y responsabilidad de un maestro/a del Centro.

   10.10 Deberes de las familias.

   a.- Que sus hijos/as asistan al Centro con puntualidad y de forma continuada en las debidas condiciones de aseo e higiene que la vida en grupo exige. En el caso de que el alumnado se presente en las condiciones indebidas de higiene y/o salud que pudiera afectar al resto del personal (enfermedades infecciosas, parásitos,…), el alumno/a deberá permanecer bajo la custodia de la familia hasta que no cesen  esas condiciones indebidas.

   b.- Llevar un seguimiento eficaz en el proceso educativo de sus hijos e hijas.

   c.- Comunicar al Centro, en el momento que se detecte, cualquier tipo de enfermedad infecto-contagiosa.

   d.- Colaborar con los maestros/as en las tareas educativas de sus hijos/as siempre en un clima de mutuo respeto y tolerancia.

   e.- Asistir a las convocatorias que hagan los tutores/as.

   f.- Inculcar a sus hijos/as el respeto a toda la comunidad escolar.

   g.- Justificar  las ausencias de sus hijos-as  al Centro, bien comunicándolo verbalmente al tutor o por escrito ese mismo día o el siguiente. A un número de faltas que el tutor considere preocupante, la familia deberá justificarlas todas por escrito, en caso contrario, el tutor lo pondrá en conocimiento del equipo Directivo, que se pondrá en contacto con los Servicios Sociales y Comisaría de Policía Municipal si se considerase necesario.

   h.- Respetar todas las normas establecidas en el Reglamento de Régimen Interno.

   i.- Respetar las figuras del maestro y la maestra como lo que son: personas que sólo buscan lo mejor para sus hijos e hijas.

   j.- Evitar tratar a los maestros y las maestras con actitudes violentas, ya sea física o verbalmente.

   k.- Acompañar a sus hijos menores hasta la fila de su grupo, no permaneciendo en la misma en el momento en que se hace cargo el maestro.

   l.- Respetar el horario de los maestros, aprovechando los días y horas de visita de padres para mantener las entrevistas y evitando entretener a los maestros en horas de clase sobre todo, no entrando en el aula en ningún momento.

   ll.- Respetar el ritmo de trabajo del grupo de clase de sus hijos, no interfiriendo el proceso de enseñanza-aprendizaje diario por causa de haber llegado tarde al Colegio. En tal caso, deberá acompañar a su hijo al Centro para que pueda incorporarse al grupo durante el cambio de sesión, justificando debidamente el retraso. En casos de retrasos en la etapa de Infantil, el alumnado será acompañado al aula por el/la Conserje cuando pueda realizar esta tarea y las puertas del Centro se encuentren cerradas.

   m.- Ante situaciones que impliquen alteraciones del estado de la salud del alumnado, las familias deberán atenerse al protocolo establecido por la Consejería de Educación, firmado en todo caso la autorización para que el profesorado actúe del siguiente modo: 1) Proteger, 2) Avisar al Servicio Médico de Urgencias o Trasladar si ello no implica perjuicio, Socorrer (aplicando primeros auxilios) y llamar a la familia, reconociendo y asumiendo que el personal docente no está capacitado ni obligado a la práctica sanitaria, siendo conscientes de la buena fe del profesorado en mantener y mejorar la salud del alumno/a y de aplicar los primeros auxilios necesarios.

   n.- Las familias evitarán traer al colegio todo tipo de animales de compañía que puedan alterar el orden y la convivencia o puedan conllevar algún tipo de peligro físico, psíquico o emocional para el alumnado: perros, gatos, etc., prohibiéndose incluso la entrada al patio del colegio.

   o.- Antes del inicio de las actividades lectivas, los padres/tutores legales que así lo decidan podrán solicitar el cambio de la asignatura de Religión por su alternativa o al contrario, justificándolo debidamente y por escrito, no pudiendo hacerse en ningún otro caso con la excepción de causas de índole extraordinario, tal es el caso de un cambio de confesión.

  p.- Los padres o tutores cuyos hijos vayan a hacer uso de libros de texto perteneciente al Banco de Libros deberán firmar el documento por el que se comprometen a cumplir las normas regladas para ello.

  En la participación del sector FAMILIAS se consideran los siguientes aspectos:

1.- Los padres, madres y tutores de nuestros alumnos/as tienen su cauce representativo a través de dos vías: los representantes del sector familias en el Consejo Escolar y la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (A.M.P.A.), que, con su propia autonomía de funcionamiento y organización, tiene regulada su actuación en el título VI del R.D. 82/1996.

2.- La A.M.P.A. dispondrá de un espacio específico en el Centro como sede de la misma, así como de un buzón de sugerencias.

   10.11 Derechos y deberes del Conserje.

 

   Las características físicas del edificio, muy extenso y con muchos espacios diferentes, aconsejan una prioridad en sus tareas, centrándose principalmente en mantener la seguridad del alumnado.

 

   Tienen derecho a:

 

  • Ser respetado por las demás personas del centro, tanto en su dignidad personal como en sus ideas morales, religiosas, políticas, etc., y a la expresión libre de todo ello.
  • Participar en el centro dentro de una estructura profesional, técnica y democrática, y a unas relaciones correctas con los compañeros, alumnos, padres y profesores.
  • Que se encaucen sus necesidades, intereses y problemas dentro de los órganos pertinentes: Equipo Directivo, Consejo Escolar y Organismos oficiales.
  • Ser informado y/o consultado ante cualquier cambio que le afecte, dentro del centro.
  • Utilizar el edificio, material e instalaciones, cuando sea necesario para el desarrollo de su trabajo.
  • Que se respete su horario laboral.
  • La huelga y defensa de sus reivindicaciones laborales, sindicales, profesionales, etc. y, a los derechos que corresponden a los ciudadanos en general y a los trabajadores en particular.
  • Ser informados de las comunicaciones oficiales que les afecten.
  • Todos aquellos derechos contemplados en la Normativa que en su día establezca el Ayuntamiento.

 

Tienen el deber de:

  • Responsabilizarse de la vigilancia y seguridad del Centro.
  • Responsabilizarse de la apertura y cierre del Centro y sus instalaciones durante el horario establecido: cerrar las puertas a las 9,10 horas y abrirlas cinco minutos antes de las 14,00 horas para evitar la entrada masificada de los padres.
  • Controlar las entradas y salidas de los/as alumnos/as.
  • Controlar la entrada de las personas ajenas al Centro, recibir sus peticiones e indicarles, o en su caso, acompañarles al lugar donde deben dirigirse, respetando los horarios de atención al público establecidos.
  • Acompañar a sus aulas al alumnado que acude al Centro con retraso, priorizando en el de menor edad.
  • Realizar los encargos relacionados con el servicio que se le encomiende, dentro o fuera del edificio.
  • Atender el servicio del fonoporta.
  • Manejar máquinas reproductoras, multicopistas, fotocopiadoras, encuadernadoras y otras análogas, cuando sea autorizado para ello por el Equipo Directivo, siempre que no se encuentre realizando otra tarea encomendada por el mismo.  
  • Mantenimiento del Centro, calefacción, entradas y  zonas ajardinadas.
  • Realizar dentro de las dependencias del Centro, los traslados del material, mobiliario y otros enseres, siempre que ello sea posible.
  • Comunicar a quien corresponda su ausencia laboral.
  • Informar al Director de cualquier irregularidad que observe en el Centro (edificio, instalaciones, material, etc.).

     Realizar otros deberes contemplados en la Legislación vigente y los que en su día establezca el Ayuntamiento u otro Organismo competente. Al respecto hay que reseñar que existe un Reglamento del Bedel, enviado por el Ayuntamiento durante el Curso 2.006/2.007.

   Como podemos observar, en la relación de deberes destaca el aspecto de la vigilancia del Centro en cuanto a entradas y salidas, que se cita en los cuatro primeros apartados, por lo cual parece necesario establecer el siguiente horario que facilitará y dignificará su labor:

 

     8.30: Abrir las puertas principales (pasillos, Informática y Pecera) excepto la de entrada al Centro, enchufar la calefacción en los meses fríos y vigilar las entradas.

     8.50: Abrir las puertas de entrada al Colegio.

     9.10: Cerrar las puertas de entrada.

     9.10: Control de entradas al Centro de alumnado que viene tarde y acompañarlo a las aulas.

   10.00: Tareas de mantenimiento, maquinarias y recados.

   11.00: Tiempo diario de descanso y almuerzo.

   11.30: Vigilar la salida del alumnado al recreo y el acceso al Centro.

   12.00: Vigilancia de acceso al Centro en horario de atención al público.

   13,00: Tareas de mantenimiento, maquinarias y recados.

   13,55: Abrir las puertas de acceso al Centro.

   14.30: Cierre de puertas principales del edificio.

   10.12 Normas de conducta en las dependencias del Centro.

   El uso de los espacios del Centro en horario lectivo se realizará cumpliendo las siguientes normas y conductas.

   a.- Patios: Su uso es fundamentalmente para el recreo y esparcimiento de alumnos/as, debiéndose respetar sus instalaciones y cuidar su limpieza, considerando especialmente que la mayor parte son PISTAS DEPORTIVAS, con lo que habrá que respetar el trabajo de los especialistas de Educación Física, no siendo invadidos estos espacios por otros grupos distintos a los que en cada momento tengan horario de esta asignatura.  

   b.- Aulas: Las aulas dispondrán de un reglamento de clase cuyas normas de convivencia (higiene, cuidado de materiales, luces, orden de evacuación,...) serán comunes a todos los grupos, con las excepciones propias de la edad o la diversidad del alumnado.

   Comunes para todo el alumnado son las siguientes:

-          Colocar la silla y sentarse correctamente.

-          Levantar la mano para poder hablar, así todos nos escuchamos y hablar sin gritar.

-          Trabajar en silencio y acabar las tareas.

-          Utilizo las palabras ¡por favor!, ¡gracias! y ¡perdón!

-          Cuidar los materiales y usar la papelera.

-          Escuchar cuando hablan los demás.

-          Caminar sin correr por los espacios del Centro.

-          Compartir los materiales y respetar a los compañeros.

-          En los cambios de clase, respetar al delegado/a de clase.

-          Al desplazarse para otros espacios diferentes al aula (patio, Informática, Música, Aulas de apoyo,…) lo harán en silencio y con el orden establecido por el tutor/a.

-          No malgastar el papel higiénico, utilizando sólo el necesario y para su debido uso.

   Los alumnos/as no permanecerán solos en las aulas sin la presencia de algún maestro/a.

   En cuanto a la ubicación de las distintas tutorías, se procurará que cada aula corresponda siempre al mismo nivel, evitando así el traslado anual de materiales. Este aspecto puede cambiar cuando exista alumnado con problemas de movilidad o la programación así lo exija para que se lleve  acabo.

    c.- Pasillos: El grupo transitará por filas, acompañados por su maestro/a, evitando ruidos, gritos y carreras, respetando así el trabajo en las aulas.

   Los alumnos/as no permanecerán solos en los pasillos sin la presencia de algún maestro/a, con la excepción de las salidas al aseo, la entrega del listado diario de comedor u otras autorizadas por el profesorado.

 

   d.- Aseos: Se usarán de manera adecuada, procurando su limpieza y evitando el despilfarro de agua y de papel higiénico. Para ello, el profesorado se encargará de que el alumno que se lleva al aseo un rollo de papel, lo vuelva a traer si no se ha gastado.

 

   e.- Pistas deportivas/Gimnasio: Serán usadas prioritariamente para el desarrollo de las actividades propias del área de Educación Física.

 

   f.- Biblioteca: Es un complemento a la actividad docente y está al servicio de la Comunidad Escolar. Dispondrá de su propio reglamento de funcionamiento, tanto en horario lectivo como extraescolar.

   Es conveniente cuando se utilice ponerse en contacto con la persona responsable de biblioteca.

   Existirá un servicio de préstamo para alumnos/as y profesorado.

 

   g.- Aula de Informática: Será utilizada por todos los grupos, al menos una sesión a la semana y en horario de algún área instrumental, como establece la normativa actual. El horario será elaborado por el Jefe de Estudios en colaboración con el R.M.I., intentando satisfacer las preferencias del profesorado.  El Centro participa del Proyecto Plumier con una adjudicación de 12 ordenadores para uso del alumnado y 3 para uso del profesorado, material que ha sido ampliado con las escasas posibilidades económicas del Centro.

 

    h.- Aulas de apoyo (Pecera): Estas aulas se destinan como espacios flexibles para la realización de tareas que se realizan en pequeño grupo (entrevistas, reuniones, estudio, refuerzo, alternativa al área de Religión, etc.) y su reglamento será el mismo que el de las sulas ordinarias de la “Pecera” se ubicará el Rincón de Convivencia.

 

   i.- Aula de recursos/archivo: Este espacio, de uso restringido para maestros/as se destina a la edición, encuadernación, almacenamiento y catalogación del material didáctico del Centro, así como del propio de Secretaría. Es conveniente devolver el material a su sitio original una vez utilizado.

 

   j.- Gimnasio y almacén de material deportivo: Este espacio, de uso prioritario para el desarrollo de las tareas propias de Educación Física se destina también para al almacenamiento y organización del material deportivo del Centro y como departamento de Educación Física. Es conveniente cuando se utilice ponerse y en contacto con las personas responsables, quienes determinarán las condiciones de su utilización. En los casos de ausencia del profesorado de esta especialidad, el sustituto/a será el responsable del adecuado uso del material utilizado, obligando a que sea depositado en su lugar correspondiente al finalizar la clase.

 

   k.- Comedor: Este servicio se atiene a lo establecido en la ley vigente y en su proyecto de apertura, donde constan los derechos y deberes.

 

   l.- Sala de profesores: Este espacio, de uso restringido para el profesorado, debe ser respetado como tal, intentando que no sea ocupado en ningún momento por alumnos ni otras personas ajenas al Centro, especialmente durante el tiempo de recreo y en horario complementario.

 

   m.- Despachos del Equipo Directivo y Secretaría: Estos espacios han de satisfacer las necesidades administrativas del Centro y las de organización pedagógica del mismo. Sus servicios (teléfono, fax,...) podrán ser utilizados por el profesorado, procurando un uso correcto y no abusivo de los medios y que no entorpezca la realización de las tareas del equipo directivo. Así mismo se establece un horario de atención al público ordinario, que será de 12 a 13 horas, de lunes a viernes, que podrá ser más extensivo en periodos especiales, tal como los de matriculaciones o solicitudes de becas.

 

    n.- Actividades complementarias: El profesorado está obligado a participar en toda actividad complementaria destinada a sus alumnos/as. Para el alumnado también será obligatoria con la excepción de si se realiza fuera del Centro, fuera del horario lectivo o si tiene algún coste, en cuyo caso se requerirá la autorización de los padres o tutores. El alumnado deberá respetar los espacios visitados, ya sean urbanos o naturales, así como los medios de desplazamiento. Para aquellas actividades en las que intervengan personas ajenas al Centro se atenderá a lo que establezca la administración educativa.

    10.13 Uso de los espacios en horario no lectivo.

     Los espacios del Centro en horario no lectivo se regirán por los siguientes criterios:

a.- El uso de los espacios en horario no lectivo será regulado por el Consejo Escolar.

b.- Su reglamentación se contemplará en el Programa de apertura del Centro en horario no lectivo.

c.- Cualquier actividad no prevista en el mencionado programa será regulada expresamente por el Consejo Escolar.

d.- La Asociación de Padres de Alumnos del Centro podrá hacer uso de las instalaciones en horario no lectivo para el desarrollo de los fines y actividades propias de su asociación.

e.- El Ayuntamiento y otras entidades (Asociaciones de Vecinos , O.N.G.s, Sindicatos de la Enseñanza, Colectivos Culturales, Clubs Deportivos,...) podrán hacer uso de las instalaciones del Centro para el desarrollo de actividades educativas, culturales, deportivas, y/o de carácter social siempre que no contradigan los objetivos generales de la Educación y respeten los principios democráticos de convivencia, ajustándose en todo caso a lo previsto en el O.M. de 20/07/95 (B.O.E. 9/08/95). En cualquier caso, deberá ser con la aprobación del Consejo Escolar y la autorización del Ayuntamiento cuando el horario sea a partir de las 18,00 horas, no pudiendo hasta esa hora participar en ninguna actividad alumnado ajeno al Centro.

 

 

 

 

 

   10.14 Entradas y salidas.

   En las entradas y salidas del horario lectivo se contemplará lo siguiente:

a.- El horario escolar es de 9´00 a 14’00. Las puertas se abrirán 10 minutos antes de esa hora.

b.- La entrada de los alumnos/as se hará en grupos, de manera ordenada, evitando prisas y atropellos, acompañados del maestro/a que les impartirá clase a continuación. El único acceso será la puerta principal y cada grupo accederá a su aula por las puertas interiores establecidas (I Tramo/puerta 1, II tramo/puerta 2 y Educación Infantil/puerta 3). En días de lluvia se utilizarán las mismas puertas de acceso, excepto II tramo, que accederá a la primera planta por las escaleras del “hall”.

c.- Los familiares que acompañan a los alumnos/as más pequeños evitarán aglomerarse en las puertas para no entorpecer los accesos. En ningún caso deberán acompañar a los niños dentro del aula y se limitarán a dejarlos en las filas junto al profesorado, no entreteniendo a los maestros en estos momentos en que deben hacerse cargo de los niños.

d.- Las puertas del recinto escolar se cerrarán 10 minutos después de la entrada a clase.

e.- Los alumnos/as que lleguen más tarde deberán venir acompañados de un familiar que justifique su retraso y deberán incorporarse a clase al comienzo de la siguiente sesión si la anterior ya ha comenzado, siendo acompañados al aula por el Conserje. El alumnado de Educación Infantil no tendrá que esperar el inicio de la siguiente sesión al llevar un horario más flexible.

f.- Para evitar que alguna persona pueda ser golpeada, se prohíbe jugar a la pelota a la hora de entrada y salida a clase.

g.- Las faltas de asistencia de los alumnos/as deberán ser justificadas al maestro/a tutor/a.

h.- Los alumnos/as no podrán salir solos del Centro en horario escolar, bajo ningún pretexto.

i.- Los alumnos/as evitarán circular solos por los pasillos o permanecer en las aulas en tiempo de recreo o fuera de horario lectivo, salvo en compañía de personal docente.

j.- Las puertas del Centro se abrirán cinco minutos antes de la hora de salida con el fin de evitar las aglomeraciones que se producen en la puerta a esa hora y dar un tiempo suficiente a los familiares para acceder al patio donde poder esperar a sus hijos. Antes de ese tiempo, el alumnado usuario del comedor ya deberá haberse trasladado a este lugar, por lo cual, por ello, los usuarios de Primaria se dirigirán al comedor a las 13,50 horas, con el fin de mantener la máxima seguridad en esos momentos.

 

  10.15 Limpieza e higiene.

   En lo relativo a limpieza e higiene se contemplan estos aspectos:

   a.- Las familias se esforzarán por observar en sus hijos e hijas el aseo y la higiene personal necesarios, contribuyendo a la creación de hábitos saludables en el cuidado e imagen personal.

   b.- En la etapa de Educación Infantil es necesario que las familias cumplan con lo establecido en las reuniones y entrevistas previas a la primera incorporación del niño/a al Colegio, especialmente al hábito de realizar las necesidades fisiológicas básicas para que el niño/a acuda cada día al Centro sin pañales. Se considera por tanto obligatorio lo establecido al respecto en el “período de adaptación” de Educación Infantil de 3 años, válido este también para aquellos alumnos que ingresen en el centro por primera vez sin haber pasado antes por un período de adaptación, ya sea en 4 o 5 años.

   c.- En determinadas épocas del año, se tendrá especial cuidado en el aseo de cabellos, evitando la existencia de parásitos.

   d.- La conservación e imagen del Centro es tarea de todos, por lo tanto colaboraremos en la medida de nuestras posibilidades con el personal que realiza la limpieza del Colegio.

 

   10.16 Racionalización de las tareas escolares en casa

 

   Las tareas escolares propuestas para casa tienen como finalidad la mejora del rendimiento escolar reforzando aprendizajes y la adquisición de hábitos de estudio y trabajo. Deben ser acordes con la edad y el nivel del alumnado, nunca deben suponer una carga excesiva que impida las relaciones familiares o el necesario tiempo diario de ocio, por ello ha de existir un consenso entre el profesorado para que esto no ocurra. Previamente se deberá explicar al alumnado el modo de realizarlas.

   Se sugieren los siguientes tipos de actividades:

   Para Infantil: lectura de cuentos, dibujos, juegos educativos, colorear, pintar, etc. Los tiempos dependerán del interés del alumnado.

   Para Primaria: actividades para el desarrollo de la lectura, la expresión escrita y la comprensión lectora, la lógica matemática, para reforzar lo trabajado en el aula, el trabajo manual, etc. El uso de las nuevas tecnologías es también una tarea interesante. Para días festivos se procurará no proponer ninguna o racionalizarlas.

   Para que el alumnado tenga el hábito creado al cursar la ESO, los tiempos que se recomiendan para Primaria son de 15 minutos en 1º curso, sumando 15 minutos más cada curso, de modo que serían los siguientes:

  

1º de Primaria: 15 minutos.

2º de Primaria: 30 minutos.

3º de Primaria: 45 minutos.

4º de Primaria: 60 minutos.

5º de Primaria: 75 minutos.

6º de Primaria: 90 minutos.

 

   El papel de los padres será el de facilitar el lugar idóneo, los materiales, propiciar el horario adecuado, diseñar un plan de trabajo, evitar distracciones, sugerir manera de buscar soluciones, nunca hacerle el trabajo, motivar, animar, elogiar y hablar con el profesorado si observa problemas.

  

  

   10.17 Formación de nuevos grupos.

     Al finalizar los cursos de 3º de Educación Infantil y 3º de Educación Primaria, con la información obtenida del alumnado hasta esos momentos y siguiendo criterios pedagógicos, se volverán a formar nuevos grupos con el alumnado que cursará 1º y 4º de Educación Primaria. Así mismo se procederá a formar nuevos grupos cuando las circunstancias sean muy excepcionales y así lo aconsejen para la mejora del proceso de enseñanza-aprendizaje.

   Los criterios para la formación de los nuevos grupos se basarán en la búsqueda de un mayor equilibrio en las características diferenciales del alumnado: edad, sexo, alumnado extranjero, alumnado con necesidades educativas, etc., respetando en todo caso las relaciones positivas entre grupos de alumnos. Se sugiere la separación de alumnado con parentesco, incluido hermanos gemelos o de aquel alumnado cuyas relaciones sociales o afectivas no sean las idóneas.

   Los alumnos no cambiarán de grupo por decisión de los padres aunque podrá realizarse un cambio por razones de peso, tipo acoso, equilibrio en el número de alumnos entre niveles, problemas de integración, etc.

   El encargado de formar los nuevos grupos será el equipo docente en colaboración con el Jefe de Estudios, el orientador/a y los maestros/as de Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje en el caso de que impartan clase a alumnado de estos grupos.

 

   10.18 Adjudicación de tutorías.

 

   Además de cumplir prioritariamente con los criterios “preceptivos” de la Consejería (Orden de 20 de noviembre de 2014, de Recursos Humanos), y con la interpretación que el Servicio de Inspección hace de estos, el Claustro aprobó otros para tener en cuenta también: 

a)    Considerar la experiencia en el tramo.

b)    Considerar la preferencia del profesorado, justificadas pedagógicamente, por experiencia, por formación y otras circunstancias importantes.

c)    Considerar aquellas cuestiones personales relacionadas con la salud, justificadas documentalmente u otros aspectos que pueden influir negativamente en el desempeño de la labor docente.

   El equipo directivo se atenderá a las posibilidades de la plantilla del profesorado cada Curso, considerando además cualquier otra circunstancia que considere oportuna para que los grupos estén debidamente atendidos.

 

   10.19 Criterios para la sustitución del profesorado y justificación de las faltas de asistencia.

  

   Se realizarán siguiendo los siguientes criterios:

-          Sustitutos serán en primer lugar el profesorado con tareas de apoyo ordinario.

-          Si no fuese suficiente, sustitutos serán también aquellos con horario de tutoría o cargo, pudiendo recuperar este tiempo en otras horas de apoyo ordinario.

-          Si aún así fuese necesario, serán sustitutas las maestras de PT y AL.

   Los criterios para priorizar un sustituto sobre otro son: Que sea su tutoría o del mismo nivel que imparte, que sea del  mismo tramo y que tenga conocimientos para impartir el área de sustitución.

   En las áreas de Religión/Valores, los sustitutos serán los tutores preferentemente.

   El profesorado ausente deberá justificar debidamente la falta, cumplimentando el documento destinado a tal fin y entregándolo al Jefe de Estudios antes de cumplirse tres días desde el día de la falta y presentando el correspondiente justificante. En el caso de tratarse de una visita médica, el documento justificante deberá incluir la hora de entrada y salida, conforme a las instrucciones del Servicio de Inspección.

 

   10.20 El servicio de comedor.

 

   El servicio de comedor se acoge a lo establecido en el proyecto de solicitud del mismo y del reglamento allí establecido, conforme a la norma que en cada momento venga establecida por la Comunidad Autónoma murciana. Estas son las características más relevantes:

   1.- El horario es de 14,00 a 15,00 horas de lunes a viernes,  en un único turno, entrando unos minutos antes el alumnado de Educación Infantil acompañado por las monitoras. En los meses de septiembre y junio, el horario será de 13,00 a 15,00 h. Para recoger a los niños-as después de la comida existen dos  momentos, de 14,00 a 14,15 h. o de 14,45 a 15,00 h. Pasado este tiempo, si algún niño-a no ha sido recogido todavía y los padres no son localizados vía teléfono, quedará bajo  custodia de la  Policía Municipal. Para marchar solo a casa tras la comida, deberán autorizarlo los padres por escrito.

   2.- La modalidad de funcionamiento, en tanto no se instale la cocina, es la de “SUMINISTRO DE COMIDAS PREELABORADAS por la empresa en el comedor del CEIP Micaela Sanz el día de consumición.

   3.- El alumnado será atendido por tantos monitores/as como la empresa contratada ponga a su disposición, en función del número de usuarios, responsables de estos hasta la citada hora de finalización del horario del comedor y que además realizarán tareas formativa de hábitos alimenticios, de salud,  de higiene y de ocio durante el tiempo restante.

   4.- Existen sólo dos modalidades de uso: A) De todo el mes o 3, 4, 5 días semanales fijos y B) Por BONOS de 8 tickets/mes. Para ambas modalidades, el precio diario es el establecido por la empresa adjudicataria del servicio. El pago del servicio de comedor se realizará mediante ingreso anticipado en los 5 primeros días hábiles de cada mes, como máximo (no se admite domiciliación de pagos), en la cuenta corriente del Colegio, depositando el recibo correspondiente en el Buzón del Hall destinado a tal fin, donde  figurará el nombre del alumno, el curso y el mes. Si es por BONOS, deberá entregar el justificante del pago en Secretaría para recogerlos, debiendo hacer el ingreso antes del día 1 si se desea hacer una consumición ese primer día. Los tickets no consumidos en un mes sirven para los siguientes. En el caso de que algún niño-a no pudiera asistir al comedor algún día de los previstos, por causa justificada documentalmente, se le descontará al mes siguiente, en caso contrario sólo se descontará el 50 %.  La falta de pago de las cuotas en los días establecidos supone la baja en el servicio.

   5.- A primera hora de cada mañana, el maestro/a pasará lista a los niños usuarios del comedor, recogiendo los tickets que les entreguen y comunicándolo inmediatamente en Secretaría para que de allí se envíe  el número de menús que se deberán elaborar, por lo que es importante que el niño lo sepa. Toda comunicación familiar después de las 9,30 horas no será tenida en cuenta.

       

  1. 11.  PREVENCIÓN DEL ABSENTISMO

  

   Se consideran faltas injustificadas de asistencia a clase o de puntualidad de un alumno, las que no sean excusadas de forma escrita por el interesado o por sus padres o representantes legales, si este fuera menor de edad, y podrán ser corregidas en las condiciones que se establezcan en las normas de convivencia y conducta del centro y conforme a lo establecido en el artículo 29 del presente decreto, procurando que las medidas correctoras que se adopten con el alumno que presenta absentismo o riesgo de abandono escolar eviten que se acentúen estos problemas. A efectos de lo dispuesto en el párrafo anterior se aplicarán los criterios para la justificación de faltas de asistencia establecidos en el Anexo I de la Orden de 26 de octubre de 2012, de la Consejería de Educación, Formación y Empleo por la que se establece y regula el Programa Regional de Prevención, Seguimiento y Control del Absentismo Escolar y Reducción del Abandono Escolar, o, en su caso, de la normativa que se dicte en sustitución de la misma.

 

   Cuando se detecte una situación de absentismo escolar en un menor, en edad de escolarización obligatoria, que no asista de forma regular a las clases, el centro educativo desarrollará los protocolos establecidos en la normativa sobre absentismo y abandono escolar que desarrolle la consejería competente en materia de educación en aplicación del Plan Regional de prevención, seguimiento y control del absentismo y abandono escolar, así como en la legislación vigente sobre protección de menores y derechos de la infancia en la Región de Murcia.

   El protocolo se resume en los siguientes pasos:

  1. El tutor/a anota las faltas de asistencia, al menos cada semana.
  2. Si se contabiliza un 20 % de faltas sin justificar/mes, el tutor/a debe contactar con las familias para que las justifiquen por escrito, en caso contrario se les citará por carta para una entrevista, de la cual se firmará acta con los acuerdos.
  3. De seguir así, el tutor/a lo notifica al Jefe de Estudios, que vuelve a citar a los padres por escrito para otra entrevista donde se le informará sobre las consecuencias legales de las faltas injustificadas.
  4. De seguir así, el director demandará por escrito la actuación de los Servicios Municipales.
  5. Tras los informes, el Director deriva el expediente por escrito a la Comisión Municipal de Absentismo y Abandono Escolar.

 

 

 

  1. 12.  PREVENCIÓN E INTERVENCIÓN EN CASOS DE ACOSO, MALTRATO Y AGRESIÓN

  

En el Centro, ante cualquier situación de presunto acoso escolar, maltrato o agresión aplicará el protocolo de actuación establecido a tal fin por la administración educativa.

   Cuando la gravedad de los hechos lo aconseje, los centros podrán requerir el asesoramiento e intervención del equipo de orientación educativa y psicopedagógica específico de convivencia escolar y la ayuda de aquellos órganos, servicios, unidades, instituciones locales o agentes sociales que consideren oportunos, en cumplimiento de la legislación vigente en materia de convivencia escolar y de protección de menores.

   En los casos de agresión o maltrato al personal del centro se deberá actuar de acuerdo con protocolo específico de actuación que se haya establecido por la administración educativa para los supuestos de agresiones que los docentes y el resto del personal del centro pudieran sufrir en el desarrollo o desempeño de sus funciones.

   Protección a las victimas.- Los centros educativos adoptarán cuantas medidas sean necesarias para garantizar el derecho a la educación y la seguridad, integridad y dignidad personal de los alumnos que sean víctimas de abuso sexual, acoso, maltrato o agresión, así como de cualquier situación que pueda atentar contra su dignidad o integridad física o moral, aun cuando se produzca fuera del ámbito escolar.

   Las situaciones descritas en el párrafo anterior, en atención a su gravedad o relevancia, serán comunicadas, inmediatamente a su conocimiento, por el centro a la dirección general competente en materia de convivencia escolar, al Ministerio Fiscal, y en su caso, a los servicios sociales o de protección de menores, o a los organismos que procedan, cuando la víctima se pueda encontrar en una situación de indefensión o desprotección.

   Se podrá solicitar la ayuda e intervención de los servicios municipales, regionales o estatales que proceda, para prestar a las víctimas y a sus familias el apoyo psicológico, sanitario o social que, en su caso, pudieran precisar.  

   INDICADORES DE MALTRATO INFANTIL COMO HERRAMIENTA DE DETECCIÓN EN EL CENTRO ESCOLAR

   Una característica común de los indicadores es que son observables. Estos pueden referirse tanto a señales corporales, como a comportamientos de los niños afectados y de los adultos encargados de su cuidado.

   Los indicadores físicos del menor hacen referencia a aquellas señales que pueden observarse en cualquier parte del cuerpo como las heridas, magulladuras, fracturas, retraso en el desarrollo, etc., o aquellas manifestaciones físicas tales como el peso, la talla, la apariencia, etc., que son resultado de conductas negligentes de los cuidadores, tales como no proporcionar una alimentación adecuada, no proporcionar afectos o cariño de forma adecuada, etc.

   Los indicadores comportamentales del menor hacen referencia a aquellas reacciones comportamentales y emocionales de los niños que son consecuencia, inmediata o a largo plazo, del estrés padecido en la situación de maltrato como, por ejemplo, las reacciones de ansiedad, estrés postraumático, bajo autoconcepto, sumisión, inhibición, apatía, depresión, agresividad, cambios bruscos de rendimiento escolar, dificultades de aprendizaje, problemas de atención y concentración, faltas de asistencia a clase, etc.

   Los indicadores comportamentales de los padres o cuidadores principales se refieren a la conducta y actitudes que los padres manifiestan en relación a sus hijos, así como la implicación en el cuidado y en la educación. Los niños que padecen malos tratos viven, generalmente, en ambientes familiares adversos caracterizados, entre otras cosas, por una baja responsabilidad e implicación emocional de los padres o cuidadores principales, altos niveles de conflictividad, relaciones inestables e impredecibles, una alta frecuencia de interacciones negativas y un bajo número de intercambios positivos.

 

   A continuación presentamos una relación de indicadores del maltrato físico:

  

a)    INDICADORES FÍSICOS EN EL NIÑO.- Magulladuras o hematomas, quemaduras de cigarro o de rozamiento por cuerdas, fracturas, heridas, vómitos, mordedura humana, cortes, pinchazos, intoxicaciones,…

b)    INDICADORES EN EL COMPORTAMIENTO DEL NIÑO.- Cauteloso respecto al contacto físico con el adulto, aprensivo cuando otros lloran, conducta extrema (de rechazo o de agresividad), parece tener miedo de sus padres (al ir a casa o al acabar las clases llora), dice que su padre/madre le ha producido alguna lesión, es retraído y no participa en actividades y juegos comunes, ingresos hospitalarios, hermanos con enfermedades raras,…

c)    CONDUCTA DEL CUIDADOR.- Disciplina severa, no explica las lesiones del niño de modo convincente, parece no preocuparse por el niño, percibe al niño negativamente (malo perverso, monstruo,…), abuso de alcohol u otras drogas, intenta ocultar la lesión o al posible agresor.  

 

   El hecho de mostrar uno o alguno de estos signos no significa que exista el maltrato físico, en principio sólo nos indica que ha de haber una observación más sistemática de los mismos por si son muy numerosos o son repetitivos, en tal caso habrá que comunicarlo a la dirección del centro educativo.

 

 

 

  1. 13.   MECANISMOS PARA LA DIFUSIÓN DEL PLAN DE CONVIVENCIA

 

   Se utilizará cualquier medio disponible, ya sea oral, escrito o por medios informáticos: tablón de anuncios, web, blog, boletines familiares, asambleas de clase, etc.

 

  1. 14.  EVALUACION DE LA CONVIVENCIA

 

   Al final de cada curso el consejo escolar y el claustro de profesores valorarán la situación de la convivencia en el centro; analizarán los problemas detectados y propondrán, en su caso, medidas para la mejora de la misma, que podrán incluirse en el plan de convivencia conforme a lo previsto en el artículo 3.4.

  

   Los centros, ante situaciones de especial conflictividad, podrán requerir la intervención del equipo de orientación educativa y psicopedagógica específico de convivencia escolar para que les asesore en la resolución de los conflictos.

 

15. ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES Y COMPLEMENTARIAS.                  

     Las actividades complementarias y extraescolares se abordan en nuestra Programación de la siguiente manera:

a.-  Que contribuyan a mejorar el proceso de aprendizaje realizado en clase.

b.- Que posibiliten un cúmulo de experiencias que necesariamente han de adquirirse, por su naturaleza, fuera del aula.

c.- Que permitan incorporar conocimientos, procesos de observación y prácticas acordes con los objetivos y contenidos propios de la edad del alumno/a.

d.- Que supongan la relación del Centro con su entorno: barrio, pueblo, Comunidad Autónoma, España.

e.- Que aprovechen las ofertas culturales y deportivas que surgen de las Instituciones públicas y privadas (Ayuntamiento, Comunidad Autónoma, O.N.G.s, empresas,...) y que no entran en contradicción con nuestro Proyecto Educativo.

f.- Que faciliten la incorporación de las familias en régimen de colaboración, lo que enriquece recíprocamente a los distintos sectores de la Comunidad Escolar.

g.- Que se programen de manera coordinada y progresiva, con la intención de que todo alumno/a del C.P. "Miguel Medina" tenga oportunidad a través de su escolarización obligatoria de participar y trabajar en ellos.

h.- Que estén abiertas a nuevas propuestas que puedan surgir y complementar nuestra programación.

i.- Que se organicen preferentemente por “ciclos” o “tramos”, para responder de manera más adecuada a las necesidades y capacidades de aprendizaje de los alumnos/as.

j.- Que permitan la participación de una amplia mayoría del grupo cuando se trate de una actividad con desplazamiento fuera de la localidad y/o requiera la participación económica de la familia. Al respecto se establece un mínimo de participación de los 2/3 del alumnado entre ambos grupos de un mismo nivel, considerándose la actividad como inapropiada con una cifra menor. Este porcentaje es válido para Infantil y Primaria.

h.- Que respeten las semanas previas a la realización de las pruebas de diagnóstico de 3º y 6º de Primaria.

     Tras estas consideraciones, y siempre bajo criterios de flexibilidad que permitan adecuar cada curso escolar las actividades complementarias y extraescolares más idóneas para cada ciclo o nivel, estimamos conveniente la siguiente tipología:

 

    a).- ACTIVIDADES DE ETAPA Y/O TRAMO

a.1. Educación Infantil

- Visitas al entorno natural de Archena.

- Excursiones a Murcia (Centros comerciales, belenes, parques,...)

- Visita a lugares de ocio (biblioteca, cine, teatro,...)

- Visita a una vaquería, panadería, carnicería,...

- Excursión a una Granja Escuela.

- Visita a un zoológico. 

a.2. I Tramo de Educación Primaria

- Visitas a los barrios de Archena (La Algaida, Corpus Christi, El Otro Lao, Las Arboledas,...)

- Visitas a Ayuntamiento, Biblioteca Municipal, casco antiguo, Iglesia, Polideportivo,...

- Visitas a localidades de nuestra comarca (Valle de Ricote)

- Excursión a Murcia (zona monumental)

- Visita a distintas comarcas de la Región (Mar Menor, Cartagena, Altiplano, Noroeste, Guadalentín, Sierra Espuña,...)

- Viajes para conocer distintos medios de locomoción (barco, tren, aeropuerto).

 

a.3 II Tramo de Educación Primaria

- Visitas a localidades y comarcas de nuestra Región (Mar Menor, Cartagena, Altiplano, Noroeste, Guadalentín, Sierra Espuña,...)

- Actividades en la Naturaleza (Acampadas: senderismo, orientación,  vela, piragüismo, ...)

- Excursiones a otras ciudades y comunidades autónomas (Madrid, Granada,...)

- Visita a medios de comunicación (prensa, radio, televisión)

- Escuelas Deportivas.

a.4 Viajes de Estudios.

  Organizados para el alumnado de 6º Curso por haber finalizado sus estudios en este Centro. Los responsables serán los padres y los tutores de cada grupo.

b.- ACTIVIDADES DE CARÁCTER LUDICO-CULTURALES DE OTRAS INSTITUCIONES

     Todas aquellas que promovidas por las Instituciones, se relacionan con los objetivos de nuestro currículo y que pueden surgir puntualmente.

     Se considera voluntaria su realización al no ser una actividad obligatoria. De realizarse, será organizado preferentemente por los tutores de ambos grupos con la colaboración de las familias.

     Se realizará una asamblea de padres con los tutores a fin de elegir el lugar, el número de días y la fecha y cualquier otro aspecto organizativo.

     Se aconseja que el número de días no exceda de cuatro (3 noches).

     El número de profesores acompañantes que se considera adecuado es de uno por cada 10 alumnos o fracción que se acerque a ese número y en los cuales pueda haber representantes de ambos sexos.

     El Centro colaborará económicamente con una cantidad adecuada para que el profesorado pueda realizar sus dietas adecuadamente y atender aquellos posibles gastos imprevistos relacionados principalmente con la salud o la seguridad de los participantes. Para ello se solicitará también ayuda económica al Ayuntamiento.

- Exposiciones, Conciertos, Teatros,...

- Campaña de Educación Vial.

- Campañas sobre “Cuidado del Medio Ambiente”

- Concursos: ONCE, Medio ambiente,…

 - Otras.

c- ACTIVIDADES DE CONVIVENCIA EN EL CENTRO

     Aquellas que organizadas por dicha Comisión tratan de dotar al Centro de una vida cultural que dinamice a toda la Comunidad  Escolar.

- Festival de canción navideña.

- Semana de Animación a la Lectura.

- Fiesta Fin de Curso.

- Carnaval (opcional).

- Excursiones de convivencia.

d.- ACTIVIDADES EN RELACIÓN CON LOS TEMAS TRANSVERSALES

     Son actividades que se realizan de manera más adecuada en el seno de las aulas, niveles o ciclos y que coinciden, por lo general, con fechas señaladas o campañas institucionales:

- Día de la Paz

- Día de la Constitución.

- Día de la Región de Murcia.

- Día de la Mujer Trabajadora.

- Día del Medio Ambiente

- Talleres de Consumo.

- Talleres de Salud

- Talleres de Integración.

e.- ORGANIZACIÓN, FUNCIONAMIENTO Y HORARIO DE LA BIBLIOTECA.

     La biblioteca del Centro deberá ser un lugar importante de la vida del Colegio.

     A su cargo estará una persona responsable de su funcionamiento que cuenta a su vez con varios colaboradores tanto alumnos/as, como familias e incluso ex-alumnos/as si es posible.

     La biblioteca escolar forma parte del conjunto de actividades que ofrece el Colegio a la Comunidad y su horario es el siguiente:

a) Para escolares y profesorado.

     De 9,00 a 14,00 de la mañana y de 16,00 a 18,00 de la tarde (lunes).

 

f.- ACTIVIDADES DEL PROYECTO DE APERTURA DEL CENTRO EN HORARIO DE TARDE

     a. Son aquellas actividades que organizadas por el Centro, A.P.A., A.A.V.V:, Ayuntamiento, O.N.G.s u otras Instituciones se reflejarían en nuestro Proyecto de Apertura de Tarde y que se ofrecerían a la Comunidad Escolar del C.E.I.P. "Miguel Medina":

- Biblioteca, Coro, Grupo instrumental, Baile,…

- Escuelas deportivas, talleres de artística, Deporte en Edad Escolar,...

- Cursos de informática para alumnos y familias

- Actividades de la Asociación de Padres de Alumnos y  Otras. 

     b. Los acompañantes deben acompañar a los alumnos participantes hasta el aula donde normalmente se realiza la actividad, asegurándose de que ha venido el monitor/a antes de abandonar el centro.

     c. Los monitores, en caso de ausencia, deberán comunicarlo anticipadamente al profesorado, si lo hay, o al Conserje, para que éste pueda colocar en la puerta del aula, un cartel que comunique la ausencia e informe a las familias.

     d. Acompañantes, monitores y profesorado deberán colaborar en esta responsabilidad.

 

   Revisado y actualizado en el primer trimestre de 2019, presentado al Claustro de profesores el día 8 de noviembre y al Consejo Escolar el día ……. del mismo mes.

Enlaces Institucionales
Directorio de Centros carm recursos