Secciones
Plan de Autoprotección» Instruc. Profesores
Plan de Autoprotección
Instruc. Profesores

 

INSTRUCCIONES PARA PROFESORES

·       Por la Dirección del Centro se designará un coordinador general que asuma la responsabilidad total de simulacro y coordine todas las operaciones del mismo. Igualmente se designará un coordinador suplente.

·       Se designará por cada planta un coordinador, que se responsabilizará de las acciones que se efectúen en dicha planta, así como de controlar el tiempo de evacuación total de la misma y el número de alumnos desalojados.

·       Con anterioridad suficiente al día del simulacro, todos los Profesores se reunirán con el coordinador general y los coordinadores de planta, con el objeto de elaborar el plan a seguir, de acuerdo con las características arquitectónicas de cada edificio, y prever todas las incidencias de la operación, planificar los flujos de salida, determinar los puntos críticos del edificio, las zonas exteriores de concentración de alumnos y las salidas que se vayan a utilizar y cuál de ellas se considera bloqueada a los efectos de este ejercicio.

·       En el caso de que los alumnos evacuados deban salir del recinto escolar y ocupar zonas ajenas al Centro, se tomarán precauciones oportunas en cuanto al tráfico, para lo cual, si fuera necesario, deben advertirse a las autoridades o particulares, en su caso, que corresponda.

·       Igualmente se designará una persona por cada salida y otra situada en el exterior el edificio, que controlará el tiempo de evacuación del mismo.

·       Cada Profesor se responsabilizará de controlar los movimientos de los alumnos a su cargo, de acuerdo con las instrucciones recibidas del coordinador general y de los coordinadores de planta.

·       Cada Profesor, en su aula, organizará la estrategia de su grupo designando a los alumnos más responsables para realizar funciones concretas como cerrar ventanas, contar a los alumnos, controlar que no se lleven objetos personales, etc. Con ello se pretende dar a los alumnos mayor participación en estos ejercicios.

·       Cuando hayan desalojado todos los alumnos, cada Profesor comprobará que las aulas y recintos que tienen asignados quedan vacios, dejando las puertas y ventanas cerradas y comprobando que ningún alumno quede en los servicios y locales anexos.

·       Se designará a una o varias personas, que se responsabilizarán de desconectar , después de sonar las señales de alarma, las instalaciones generales del edificio por el orden siguiente:

o   Gas

o   Electricidad

o   Suministro de gasóleo

o   Agua, sólo en el caso en que el suministro a los hidrantes sea independiente de la red general.

·       Se designará una persona encargada de la evacuación de las personas minusválidas o con dificultades motóricas, si las hubiere.

·       Con antelación al día del simulacro la Dirección del Centro informará a los padres de los alumnos acerca del ejercicio que se pretende realizar, con objeto de evitar alarmas o efectos de pánico, pero sin precisar el día ni la hora en los que el mismo tendrá lugar.

·       Igualmente, y con varios días de antelación a la realización del simulacro, se informará a los alumnos de los pormenores y objetivos de este ejercicio y se les explicarán las instrucciones que deberán seguir.

·       Al comienzo del ejercicio se emitirá una señal de alarma (timbre, sirena, campana o viva voz), de acuerdo con el equipamiento disponible en el Centro, que alcance a todas las zonas del edificio. Cuando el sistema de alarma existente no sea suficientemente potente y claramente diferenciado de otras señales acústicas, con las del recreo u otras actividades escolares, deberá procurarse una solución alternativa que cúmplalos requisitos mencionados.

·       Para la evacuación ordenada por plantas se seguirán los siguientes criterios:

o   A la señal de comienzo del simulacro, desalojarán el edificio en primer lugar los ocupantes de la planta baja.

o   Simultáneamente, los de las plantas superiores se movilizarán ordenadamente hacia las escaleras  más próximas , pero sin descender a las plantas inferiores hasta que los ocupantes de éstas hayan desalojado su planta respectiva. El desalojo en cada planta se realizará por grupos, saliendo en primer lugar las aulas más próximas a las escaleras, en secuencia ordenada y sin mezclarse los grupos.

·       La distribución de los flujos de evacuación en las salidas de la planta baja se ordenará en función del ancho y la situación de las mismas.

·       No se utilizarán en este simulacro otras salidas que no sean las normales del edificio. No se consideran como salidas para este simulacro ventanas, puertas a terrazas, patios interiores, etc. En caso de existir escaleras de emergencia, éstas se utilizarán con objeto de comprobar su accesibilidad y buen funcionamiento.

·       No se utilizar tampoco ascensores o montacargas, si los hubiere, para la evacuación de personas, ni se abrirán ventanas o puertas que en caso hipotético de fuego favorecerían las corrientes de aire y propagación de las llamas.

·       Teniendo en cuenta la tendencia instintiva de los alumnos a dirigirse hacia las salidas y escaleras que habitualmente utilizan y que pueden no ser las convenientes en un caso concreto, es aconsejable en la planificación de este simulacro prever esta circunstancia, siendo el Profesor de cada aula el único responsable de conducir a los alumnos en la dirección de salida previamente establecida.

·       Por parte del personal del Centro se procurará no incurrir en comportamientos que puedan denotar precipitación  o nerviosismo, en evitación de que esta actitud pudiera transmitirse a los alumnos, con las consecuencias negativas que ello llevaría aparejadas.

·       Una vez desalojado el edificio, los alumnos se concentrarán en diferentes lugares exteriores al mismo, previamente designados como puntos de encuentro, siempre bajo control del Profesor responsable, quien comprobará la presencia de todos los alumnos de su grupo.

·       Finalizado el ejercicio de evacuación, el equipo coordinador inspeccionará todo el Centro, con objeto de detectar las posibles anomalías o desperfectos que hayan podido ocasionarse.

·       Se considera aconsejable, después de terminar el simulacro, celebrar una reunión de todos los Profesores para comentar y evaluar el ejercicio, redactándose por el Director el centro el informe oportuno.

·       Es esencial para el buen resultado de este simulacro la completa coordinación y colaboración de todos los Profesores, tanto en la planificación del simulacro como en la realización. El profesor se responsabilizará al máximo del comportamiento de los alumnos a su cargo con objeto de evitar accidentes de personas y daños en el edificio.

Enlaces Institucionales
Directorio de Centros carm recursos