Secciones

Francisco Ayala Rodríguez Futuro doctor internacional en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la UMU

 

 

HIJO DE NUESTRA PROFESORA DE INFANTIL

Trinidad Rodríguez Fernández y antiguo profesor de Ed. Fisica

Francisco Ayala muestra los sistemas de diagnóstico de deportistas que emplea en el laboratorio de Actividad Física de la UMU. :: ISRAEL SÁNCHEZ / AGM

«Hemos visto que las personas sedentarias consiguen mejoras mayores porque parten de niveles más bajos»

Si se práctica deporte no se puede descuidar el periodo de estiramientos porque son causa de multitud de lesiones y problemas que pueden evitarse, simplemente, dedicando unos minutos a estirar los músculos. Francisco Ayala, quien pertenece al grupo de investigación de Raquis, Columna Vertebral y Actividad Física, que dirige la doctora Pilar Sainz de Baranda, está a punto de convertirse en doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, con mención internacional, tras la lectura de su tesis 'Efectos de un programa de estiramientos activos sobre el rango de movimiento de la flexión de cadera en jugadores de fútbol sala' a finales de este mes.

 

-Aunque el título de su tesis vaya dirigido hacia el fútbol sala, los resultados también son útiles para otros deportes.

 

-Sí, elegimos el fútbol sala dado que va creciendo en popularidad; sin embargo, creemos que nuestros resultados se pueden extrapolar a otros con características similares, como por ejemplo: el baloncesto, en el que se realizan cambios bruscos de sentido; el voleibol o el balonmano, donde se salta y se cae sobre una pierna. Escogimos el fútbol sala porque es el que todo el mundo práctica desde niño. No obstante, hemos querido dar una validez externa a nuestros resultados y podemos llevarlos a deportes cuyas demandas físicas sean similares a las del fútbol sala, prácticamente la mayoría de los que se practican habitualmente: baloncesto, balonmano, voleibol o 'spinning', entre otros.

 

-Una de las líneas de investigación de su tesis analiza los efectos de los estiramientos como parte del calentamiento. ¿Realmente es tan importante?

 

-Por supuesto, pero hay que saber cómo estirar. Es importante estirar porque se necesita aumentar el rango de movimientos de nuestros músculos, es decir, hacerlos más flexibles para que adquieran un estado óptimo de cara a la actividad física posterior. Los estiramientos idóneos para antes de comenzar el deporte son lo que conocemos como 'dinámicos': permiten aumentar la temperatura muscular, la flexibilidad del músculo, realizar contracciones más rápidas y potentes y, sobre todo, permiten absorber más energía tensional y eso conlleva menos lesiones. Por lo tanto, es fundamental estirar antes de realizar cualquier actividad deportiva de forma dinámica para que los músculos ganen en flexibilidad y potencia y se den menos lesiones.

 

-¿Qué resultados destacaría de su estudio?

 

-Sin duda, lo fundamental de estirar, durante el calentamiento, de forma dinámica; la importancia de la flexibilidad muscular, para lo que recomendamos no solo estirar sino seguir un programa específico para alcanzar valores adecuados que nos van a proteger de otras patologías, como el dolor lumbar (muy relacionado con una falta de flexibilidad en la zona isquiosural), o a nivel cervical (relacionadas con la flexibilidad en la musculatura del psoas). De manera que lo que intentamos es obtener unos valores óptimos de flexibilidad y saber cómo conseguirlos. Hemos llegado a la conclusión de que con tan solo tres sesiones a la semana estirando, en cuatro series de treinta segundos por grupo muscular es suficiente, en personas normales, se consiguen unos niveles óptimos al cabo de ocho semanas, y a partir de ahí simplemente hay que realizar un mantenimiento.

 

-¿Qué pasa con la gente que practica varios deportes sin ser profesional en ninguno, también hay programas de estiramientos para ellos?

 

-En ese sentido, hemos visto que las personas sedentarias consigue mayores mejoras por el hecho de partir de unos niveles mucho más bajos; sin embargo, los deportistas de élite también son susceptibles de mejorar con solo tres sesiones a la semana; por lo tanto, aunque podríamos decir que el mismo programa sirve para todos, después habría que valorar qué se espera conseguir y hasta dónde queremos llegar. Mientras que un sedentario busca que sus niveles de flexibilidad no sean patológicos, con un deportista de élite se busca alcanzar los niveles que requiera su disciplina: una bailarina perseguirá mayor flexibilidad que un ciclista. En las personas activas se buscará un punto intermedio.

 

-La mención internacional la va a conseguir gracias a tres estancias que ha realizado en el extranjero becado por la Fundación Séneca.

 

-Así es y desde aquí aprovecho para recomendar a la gente que salga fuera y se enriquezca de la experiencia de conocer cómo trabajan otras personas. Hay más formas de trabajo y siempre te aportan ideas nuevas, otros puntos de vista. Y no solo a nivel profesional: a nivel personal maduras, aprendes idiomas y culturas diferentes, te enfrentas a situaciones de manera individual, sin el respaldo de tu familia y amigos que se han quedado aquí. Y todo eso te enseña a luchar y salir hacia delante. Para mí, las tres estancias en Glouscestershire (Reino Unido) han sido fundamentales y considero que no serán las últimas porque cada vez que salgo vivo experiencias que me enriquecen muchísimo y que, sobre todo, me mejoran profesional y personalmente.

 

-Antes de leer su tesis ya tiene 40 artículos científicos publicados en revistas (18 en inglés), ha expuesto los contenidos en más de 20 congresos científicos e incluso consiguió un segundo premio a la mejor publicación oral en uno de ellos. Y es solo el principio...

 

-Realmente este éxito no es solo mío sino gracias a mi grupo de trabajo. Jamás podría haber conseguido todos esos logros de forma individual. Es fundamental desarrollar habilidades de trabajo en equipo porque creo que son la base del éxito y, de hecho, gracias al equipo y a colaboraciones que realizamos con otras universidades, como la de Gloucestershire en Inglaterra o la de Castilla-La Mancha, vamos trabajando en equipo y consiguiendo resultados. Ojala pudiésemos formar un equipo grande en el que todos colaborásemos y siguiésemos consiguiendo proyectos a nivel europeo que nos permitan alcanzar muchos más éxitos. Insisto en que no es un éxito solamente mío y ánimo al resto de investigadores a que busquen grupos de trabajo, a que sean multidisciplinares y que vayamos todos a una hasta lograr que el área científica del deporte alcance la validez y rigurosidad que todos queremos.

Enlaces Institucionales
Directorio de Centros carm recursos