Nuestro Centro» R.R.I
Nuestro Centro
R.R.I

REGLAMENTO DE RÉGIMEN INTERNO

 

TÍTULO I.

Artículo uno:

Los padres son parte importante en el proceso educativo, al confiar a este centro la formación de sus hijos. Deben conocer, cumplir y hacer cumplir este reglamente aprobado por sus representantes.

Artículo dos:

Son sus derechos:

-   Elegir a sus representantes y participar rotativamente en los órganos colegiados de gobierno.

-   Defender los derechos de los padres en cuanto concierne a la educación de sus hijos.

-   Colaborar en la labor educativa del Centro y, de una manera especial, en  las actividades complementarias y extraescolares.

 

Artículo tres:

Deberes de los padres:

-  Colaborar y participar en la Asociación de Padres de Alumnos y además     individualmente:

-   Atendiendo a las llamadas que les dirijan la Dirección, los tutores y profesores del centro.

-  Interesarse por el rendimiento académico y por la actitud de sus hijos (sin esperar a los resultados finales traducidos en las calificaciones de junio y septiembre).

-  Justificar, si ha lugar, las faltas de sus hijos de forma requerida.

-  Firmar el boletín de notas que se facilita por el tutor después de cada una de las evaluaciones, exigiendo que le sea entregado.

-  Facilitar a sus hijos los medios necesarios para que cumplan con sus obligaciones de estudiantes, alentándolos en todos sus valores positivos o investigando el por qué de los negativos.

 

TÍTULO II.

Artículo cuatro.

Se adquiere la condición de alumno al matricularse en el Centro.

Artículo cinco.

Los alumnos tienen los siguientes derechos:

-   A que se respete su conciencia cívica, moral y religiosa, de acuerdo con la Constitución.

-   A representar a sus compañeros en el Consejo Escolar del centro en los términos que marca la ley.

-   A participar, por medio de sus representantes, en los Órganos Colegiados que marque la Ley.

-   Los representantes de los alumnos, en el Consejo Escolar, dispondrán del tiempo necesario para asistir a todas las reuniones que sus cargos exijan.

-   Los representantes de los alumnos en el Consejo Escolar del centro tendrá las siguientes funciones:

  • Informar al Consejo Escolar del centro de la problemática de cada grupo o cursos.
  • Informar a los compañeros sobre los temas tratados en el Consejo Escolar.
  • Elaborar informes para el Consejo Escolar a iniciativa propia o a petición de los demás compañeros y compañeras.
  •  Elaborar propuestas de modificación del Reglamento de Régimen Interno.

-  Los alumnos y alumnas tienen derecho a ser informados de las actividades del centro por sus representantes.

-  A que el centro les facilite oportunidades y servicios educativos para que puedan desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en condiciones de libertad y dignidad.

-  A ser educados en un espíritu de comprensión, tolerancia y convivencia democrática.

-  A la participación activa en la vida escolar.

-  A la orientación educativa y profesional, atendiendo a los problemas de aprendizaje y desarrollo de la responsabilidad.

-  A recibir ayudas precisas que compensen posibles carencias de tipo familiar, económico y sociocultural, principalmente en los niveles de escolaridad obligatoria.

-  A la utilización de las instalaciones, mobiliario y material del centro, con las máximas garantías de seguridad e higiene.

-  A ser respetados en su dignidad personal, no sufriendo sanciones humillantes.

-  A que las actividades escolares se acomoden a su nivel de maduración y que su promoción en el sistema educativo esté de acuerdo con su rendimiento valorado objetivamente. El alumno o alumna, sus padres o tutores, tendrán derecho a solicitar aclaraciones de sus profesores sobre la calificación de exámenes y reclamar contra las calificaciones de evaluación, si no fueran justas según su criterio

-  A realizar actividades culturales, deportivas y de fomento del trabajo en equipo y de la actuación cooperativa.

-  A formular ante los profesores y la Dirección del Centro cuantas iniciativas, sugerencias y reclamaciones estimen oportunas, llevándolas hasta el Consejo Escolar si fuera necesario, a través de sus representantes.

-  El centro estará obligado a guardar reserva sobre toda aquella información de que disponga acerca de las circunstancias personales y familiares del alumno, sin perjuicio de la comunicación inmediata a la Administración Pública competente cuando dichas circunstancias puedan implicar malos tratos para el alumno o cualquier otro incumplimiento de los deberes de protección establecidos por las leyes para la guarda de los menores.

-  A todos aquellos derechos que marca el Real Decreto 1543/1988 de 28 de octubre, y que no hayan sido registrados en este R.R.I. (teniendo en cuenta la edad de los alumnos del centro).

Artículo seis

Los alumnos y alumnas tienen los deberes que se especifican a continuación, encaminados a crear un ambiente de trabajo adecuado en el que se tenga en cuenta tanto el elemento humano como el material de trabajo. Respecto al material, el alumno deberá tener en cuenta que el edificio, sus dependencias y el material escolar contenido en las mismas, está para su uso y no abuso; por consiguiente, se responsabilizará de su deterioro y mala conservación. De acuerdo con lo anterior, el alumno deberá:

-  Observar un trato correcto con profesores o profesoras, personal no docente, compañeros o compañeras y visitantes del Centro.

-  Cuidar de su aseo personal.

-  Conservar limpias las dependencias del Centro.

-  No utilizar expresiones soeces y malsonantes, ni elevar desmesuradamente el tono de voz.

-  Asistir regularmente a clase, así como a cualquier actividad que lo requiera.

-  Procurar no entrar en clase después de iniciada ésta, ni salir antes de que termine, observando puntualidad.

-  Respetar el ejercicio del derecho al estudio de sus compañeros.

-  Entregar a sus padres o tutores las calificaciones y cualquier otra notificación del Centro.

 

Artículo siete.

Faltas, sanciones y garantías procedimentales.

Ningún alumno podrá ser sancionado por conductas distintas de las tipificadas como faltas del Real Decreto 1543/1988, de 28 de octubre, sobre derechos y deberes de los alumnos.

a)      Ningún alumno podrá ser privado del ejercicio de su derecho a la educación.

b)      No podrán imponerse sanciones contrarias a la integridad física y a la dignidad personal del alumno.

c)      La imposición de las sanciones provistas en el Real Decreto respetará la proporcionalidad con la correspondiente falta y deberá contribuir a la mejora del proceso educativo de los alumnos.

A estos efectos, los órganos competentes para la instrucción del expediente o para la imposición de sanciones, deberán tener en cuenta la edad del alumno, tanto en el momento de decidir su incoación o sobreseimiento como a efectos de graduar la aplicación de la sanción cuando proceda.

La imposición de sanciones deberá ajustarse a las garantías procedimentales establecidas en el Real Decreto.

El Consejo Escolar del Centro supervisará el cumplimiento efectivo de las sanciones en los términos en que hayan sido impuestas.

 

 

 

Artículo ocho.

Las faltas pueden ser leves, graves y muy graves.

Son faltas leves:

a)      Las faltas injustificadas de puntualidad.

b)      Las faltas injustificadas de asistencia a clase.

c)      El deterioro no grave, causado intencionadamente, de las dependencias del Centro, del material de éste, o de los objetos y pertenencias de otros miembros de la comunidad educativa.

d)     Cualquier acto injustificado que perturbe el normal desarrollo de la clase o cualquier otra actividad del Centro.

e)      Cualquier acto de incumplimiento de los deberes especificados en el Artículo seis.

 

 

Son faltas graves:

a)      Los actos de indisciplina, injuria u ofensas graves contra los miembros de la comunidad educativa.

b)      La agresión física grave contra los demás miembros de la comunidad educativa.

c)      La suplantación de personalidad en actos de la vida docente y la falsificación o sustracción de documentos académicos.

d)     Causar por uso indebido daños graves en los locales, material o documentos del Centro o en los objetos que pertenezcan a otros miembros de la comunidad educativa.

e)      Los actos injustificados que perturben gravemente el normal desarrollo de las actividades del Centro.

f)       La reiterada y sistemática comisión de faltas leves en un mismo curso académico. Se entiende que hay reiteración cuando la falta se comete:

1 -Más de una vez en los casos de los puntos c) y d) del apartado dos.

2 -Diez veces en asignaturas de 5 horas semanales, 8 veces en las de 4, 6 veces en las de 3, y 4 veces en las de 2, en los supuestos previstos en los puntos a) y b) del mismo apartado dos.

 

Son faltas muy graves:

a)      Los actos de indisciplina, injuria u ofensas muy graves contra los miembros de la comunidad educativa.

b)      La agresión física muy grave contra los demás miembros de la comunidad educativa.

c)      Las faltas tipificadas como graves si concurren las circunstancias de colectividad y/o publicidad intencionada.

d)     La incitación sistemática a actuaciones gravemente perjudiciales para la salud y la integridad personal de los miembros de la comunidad educativa del Centro.

e)      La comisión de tres faltas graves en un mismo curso académico.

 

Artículo nueve.

Por las faltas enumeradas en el artículo anterior podrán imponerse las siguientes sanciones:

Uno. por las faltas leves:

a)    Amonestación privada.

b)   Amonestación por escrito, de la que conservará constancia la dirección del centro y que será comunicada a los padres, en los casos en los que los alumnos sean menores de edad.

c)    Realización de tareas, si procede, que cooperen en la reparación, en horario no lectivo, del deterioro ocasionado.

d)   Realización de tareas que contribuyan a la mejora y desarrollo de las actividades del Centro.

 

Dos. Por las faltas graves.

a)    Apercibimiento, que constará en el expediente individual del alumno o alumna en el caso de continuas faltas injustificadas de asistencia, en el que se incluirá un informe detallado del tutor o tutora sobre dicha actitud.

b)   Realización de tareas que contribuyan a la reparación de los daños materiales causados, si procede, o a la mejora y desarrollo de las actividades del centro. Estas tareas deberán realizarse en horario no lectivo por un periodo que no podrá exceder del comprendido entre dos evaluaciones.

c)    Cambio de grupo o de clase del alumno.

d)   Suspensión del derecho de asistencia al centro, o a determinadas clases por un periodo máximo de siete días lectivos, sin que ello implique la pérdida de alguna evaluación y sin perjuicio de que conlleve la realización de determinados deberes o trabajos en el domicilio del alumno.

 

Tres. Por las faltas muy graves.

  1. Pérdida del derecho a la evaluación continua para el curso de que se trate en el caso de haberse producido tres apercibimientos de los que se recogen en la letra a) del apartado anterior. En este caso el alumno o alumna se someterá a las pruebas que, al efecto, se establezcan.
  2. Realización de tareas que contribuyan a la reparación de los daños materiales causados, si procede, o a la mejora y desarrollo de las actividades del centro.
  3. Estas tareas deberán realizarse en horario no lectivo por un periodo que no podrá exceder de seis meses.
  4. Privación del derecho de asistencia al centro o a determinadas clases por un periodo superior a siete o inferior a quince días lectivos, sin que ello implique la pérdida de la evaluación continua y sin perjuicio de que conlleve la realización de determinados deberes o trabajos en el domicilio del alumno.

Artículo diez.

  1. Los actos que no alcancen la consideración de falta leve serán corregidos por el correspondiente profesor o profesora y, en su caso, por el director del centro.
  2. La comisión de faltas graves y muy graves serán sancionadas por el Consejo Escolar del centro.
  3. Al tratase de alumnos o alumnas menores de edad, se pondrá en conocimiento de sus padres o tutores la falta cometida y la sanción que, en su caso, se impusiera.

 

Artículo once.

  1. No podrán imponerse sanciones por faltas graves o muy graves sin la previa instrucción de un expediente que, tras la recogida de la necesaria información, acuerde el Director del Centro, bien por propia iniciativa o bien a propuesta del Consejo Escolar del Centro.
  2. La instrucción del expediente deberá acordarse en el menor plazo posible, en todo caso no superior a los diez días, desde que se tuvo conocimiento de los hechos tipificados como faltas sancionables en el Real Decreto. Las faltas graves y muy graves prescribirán transcurridos tres meses.
  3. Instruido el expediente se dará audiencia al alumno o alumna y, siendo menor de edad (como es nuestro caso), a sus padres o tutores, al menos cuando se le notifiquen las faltas que se le imputan y la propuesta de sanción que se eleve al Consejo Escolar del Centro. El plazo de instrucción del expediente no deberá exceder de siete días.
  4. No obstante lo dispuesto en los apartados anteriores, la imposición de las sanciones a que se refieren los apartados 2 a) y 3 a) del artículo nueve no requerirá la previa instrucción del expediente. En tales supuestos, el Consejo Escolar del Centro resolverá, previa audiencia al interesado o a sus padres o tutores, y a propuesta del profesor o profesora tutor y del Director del Centro.

 

Artículo doce.

Cuando sean necesarias para garantizar el normal desarrollo de las actividades del Centro, el director o directora, podrá proponer al Consejo Escolar la adopción de medidas provisionales, entre ellas la suspensión temporal del derecho de asistencia al centro o el cambio provisional de grupo del alumno, cuando el expediente se haya incoado por conductas que pudieran constituir faltas muy graves.

 

Artículo trece.

  1. El Director/a, a propuesta del Consejo Escolar del Centro, podrá decidir la no incoación de expediente sancionador cuando concurran circunstancias colectivas que así lo aconsejen.
  2. El Consejo Escolar tendrá en cuenta las circunstancias personales, familiares y sociales del alumno o alumna en el momento de decidir la resolución o sobreseimiento del expediente disciplinario, y a los efectos de graduar la aplicación de las sanciones que procedan. A tales efectos el Consejo Escolar del Centro podrá solicitar, en su caso, un informe psico-socio-familiar.

Asimismo podrá instar a los padres o tutores del alumno o alumna a que adopten las medidas dirigidas a modificar las aludidas circunstancias personales, familiares o sociales cuando parezcan determinantes de la conducta del alumno.

 

Artículo catorce.

  1. La resolución del expediente deberá producirse en el plazo máximo de un mes, desde la fecha de iniciación del mismo.
  2. Cuando en las mismas se impongan sanciones por faltas muy graves o graves, las resoluciones a que se refiere el apartado anterior podrán ser objeto de reclamación, respectivamente, ante la Dirección General de Centros Escolares o de la Consejería de Educación, en el plazo de quince días contados a partir de la notificación al interesado de dicha resolución. La resolución de dichas reclamaciones tendrán lugar en el plazo de quince días desde la fecha de presentación de las mismas.

 

TÍTULO III. De los profesores.

Artículo quince.

  1. Son profesores del Centro todas aquellas personas que desarrollan una labor docente en él.

Artículo dieciséis.

Derechos de los profesores:

Los profesores, dentro del respeto a la Constitución, a las Leyes, al Reglamento de Régimen Interior, tienen garantizada la libertad de enseñanza. El ejercicio de tal libertad deberá orientarse a promover una formación integral de los alumnos y alumnas que contribuya a educar su conciencia moral y cívica en forma respetuosa con la libertad y dignidad personal de los mismos.

 

 

 

Enlaces Institucionales
Directorio de Centros carm recursos